¿Podemos combatir el insomnio?

Actualmente y debido a la carga emocional y física que arrastramos en nuestro día a día, nos llevamos los problemas a casa y, en concreto, a la cama. Esto conlleva a que tardemos demasiado tiempo en conciliar el sueño y el verdadero problema surge cuando esa tendencia se vuelve cotidiana.

Afortunadamente, la ciencia ha avanzado mucho y nos ha dado herramientas muy valiosas para poder aplicar en nuestra rutina. Practica Mindfulness puede ayudarnos mucho frente a este tipo de situaciones.

Mindfulness es una técnica milenaria rescatada por los psicólogos, comprobándose que es la mejor solución para poder conciliar el sueño, sin tener que recurrir a fármacos.

Ejercicios de mindfulness para dormir

Existen diferentes ejercicios de mindfulness que permiten que nuestro estado mental se concentre en el presente y evite que se vaya a pensamientos pasados o futuros:

  • Atención en la respiración

Una práctica habitual del mindfulness es fijar la atención en nuestra respiración, de forma pausada y con plena concentración.

  • Escáner corporal

Esta práctica consiste en fijar nuestra atención en las distintas partes de nuestro cuerpo, intentando centrarse desde los pies hasta la cabeza. Se aconseja realizar este tipo de ejercicios a diario, en las primeras horas del día y con duración corta, de 5 a 10 minutos, aunque se puede ir ampliando progresivamente.

Mindfulness contra la higiene del sueño

Estudios desarrollados en la Universidad de California del Sur han demostrado que el mindfulness es una alternativa mucho más eficiente para conciliar el sueño que las técnicas actuales.

Incluyeron a pacientes en un programa de higiene del sueño, en el que les enseñaron diferentes estrategias para poder conciliarlo. El otro grupo recibió un programa diferente: un entrenamiento en mindfulness.

Al terminar el experimento, los psicólogos pudieron comprobar que las personas que habían recibido el tratamiento en mindfulness mostraban grandes mejorías en la calidad del sueño, encontrándose menos cansados durante el día.

Mindfulness contra los fármacos

Estudios realizados en la Universidad de Minnesota comparó la eficacia del mindfulness con la de los somníferos.

Un grupo de personas recibieron entrenamiento en mindfulness, durante 2,5 horas a la semana. Otras recibieron fármacos para combatir el insomnio. Todos debían llevar un diario del sueño.

A lo largo de ocho semanas, los investigadores notaron que el mindfulness era tan eficaz como los medicamentos. Las personas presentaban resultados similares con relación a la cantidad de horas que dormían y el tiempo que las llevaba el poder conciliar el sueño.

Pero lo más interesante es que al cabo de cinco meses, la mitad de las personas que siguieron entrenando el mindfulness ya no tenía insomnio y lograban dormirse mucho más rápido que quienes habían seguido con la medicación. Las personas que recurrían a los fármacos debían cambiar dosis o productos para obtener los mismos efectos.

Paciencia en Mindfulness

Uno de los principios de mindfulness es la paciencia, por lo que, con la práctica de las meditaciones y de otras tareas del mindfulness,los beneficios se van obteniendo poco a poco y se afianzan.

Los ejercicios ayudan mucho, pero deben ser acompañados de un estilo de vida tranquilo y calmado, dos de los principios básicos de esta técnica. No debemos adelantar acontecimientos y nos debemos basar solo en la realidad y en el momento presente”.

También tenemos que ser conscientes de la necesidad de tiempo de ocio y de disfrute, es imprescindible.

Una vez que una persona practica mindfulness con regularidad, puede reducir considerablemente el tiempo que necesita para quedarse dormida, pero dejando siempre que tus pensamientos fluyan sin analizarlos ni juzgarlos.

En nuestro centro de Mindfulness se realizan tratamiento de insomnio con Mindfulness

En Centro Mindfulness Madrid impartimos diversos cursos de esta técnica milenaria que te ayudará a conseguir tus objetivos.