Cada vez hay más evidencia de la necesidad de introducir Mindfulness en los sistemas de salud

Estrategia es la palabra con la que mejor debes familiarizarte a la hora de enfrentar algún obstáculo. El plan de acción a ejecutar para ayudar a tu pronta sanación debe basarse en el propósito de estar mejor por vía del compromiso. Estar presentes, experimentando el momento por completo es vital. La implementación de las prácticas de mindfulness en los sistemas de salud encuentra cada día más promotores. Suponiendo una herramienta para sentir lo que sucede en nuestro interior de forma sincera y sin juicios. Esto significa en un monitoreo exhaustivo, pero sencillo de los procesos que ocurren física y mentalmente al estar presentes.

Todo lo que hacemos interfiere en nuestra habilidad para vivir la experiencia presente. La meditación mindfulness para recuperarse resulta eficaz como un tratamiento que refuerza todo el proceso. Nuestra capacidad para manejar el estrés o la ansiedad, se ve reforzado conforme avanzamos en las meditaciones. Desencadenando toda una serie de cambios positivos en la reacción del sistema inmune y aumentando la velocidad con la que nos recuperamos. Todo esto procede de la optimalización que se desprende del incremento de la actividad neuronal y la estructura cerebral, aportando una mayor conexión con nuestras emociones.

¿Cuidar de quienes nos cuidan es posible con la incorporación de mindfulness en los sistemas de salud?

La responsabilidad que supone dedicarse a ayudar a otros en su bienestar físico y emocional, puede generar mucho estrés. Diferentes factores pueden manifestarse en el ejercicio profesional del personal médico y de salud, impidiendo su correcta labor. Aunado a que la carga de problemas personales, puede desencadenar una negativa predisposición para relacionarse en el medio laboral. Constituyendo un riesgo para la estabilidad mental del trabajador y un potencial malestar físico. Disminuyendo su capacidad para concentrarse.

Las terapias de mindfulness para el personal médico pueden conciliar un sinnúmero de rasgos que se desencadenan por parte de la llamada “fatiga por compasión” o el “burnout”. Fenómenos que impactan negativamente el desempeño de los profesionales de la salud. Al punto de inundar todas las esferas de su vida, tanto en el área profesional como individual. Promoviendo despersonalización, trastornos depresivos, agotamiento emocional, ansiedad crónica, insomnio y la aparición de trastornos inmunológicos o cardiovasculares. Sin olvidar la disminución en la calidad de la atención a los pacientes y un posible aumento en el riesgo de abandono del ejercicio de la medicina.

Diversos beneficios de la inclusión de mindfulness en los sistemas de salud

  • Disminución de la fatiga laboral (burnout) y reducción del estrés.
  • Disminución de las probabilidades a sufrir enfermedades cardiacas o infartos tras trastornos de hipertensión arterial.
  • Hasta un 80% en la disminución de absentismo.
  • Reducción del síndrome de “fatiga por compasión”, muy ligado a cuidadores y personal de la salud.
  • Reforzamiento de la empatía e incremento en la capacidad de escucha a otros.
  • Mejor disposición para analizar riesgos en la toma de decisiones.
  • Mayor asertividad para el manejo de conflictos y el trabajo en equipo.
  • Mejora general en la realización personal y profesional.

 

Puedes ver nuestros cursos de Mindfulness intensivos o cursos de MBSR en Madrid

Si te ha gustado este post compártelo: Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email