Introducción

La enfermedad por coronavirus, Covid-19, ha modificado todos los aspectos de nuestra vida diaria, originando aislamiento obligatorio, distancia social, problemas económicos, miedo por contraer una enfermedad potencialmente letal y sentimientos de desesperación e impotencia.

A día de hoy y muy a nuestro pesar, no existe una fórmula magistral sobre cómo hacer frente con la actual pandemia mundial.

Investigaciones han corroborado una serie de respuestas a crisis masivas, incluyendo a la ansiedad crónica y el estrés postraumático, así como resistencia y la recuperación.

Se puede aprender mucho de este estudio sobre cómo las personas se han enfrentado en el pasado para identificar tácticas, a ser eficientes en el manejo del malestar y el cultivo de la resiliencia durante estos tiempos tan inquietantes.

Proyectamos numerosas maniobras de afrontamiento como la activación conductual, la práctica de atención plena, prácticas de bondad amorosa, dirigidas a disminuir el estrés, la ansiedad y promover la resiliencia y la recuperación.

Estas tácticas pueden ser muy eficaces porque ayudan a las personas a desarrollar tolerancia a la angustia, a dar sentido, a aumentar el apoyo de la sociedad, a alimentar una visión de nuestra interconexión humana y tomar metas gobernadas a acciones fundamentadas en el valor, en medio de la epidemia del Covid-19.

Covid-19

El Covid-19 ha sido señalado como un enemigo invisible, un invasor riguroso que ha infectado a multitud de personas en el mundo, produciendo mucho miedo.

En muchas comunidades, todos los aspectos de la vida rutinaria han cambiado al revés, la forma en que la gente se gana la vida, se socializa y recrea las preocupaciones sobre una ruina financiera inminente.

Covid-19 ataca de forma indiscriminada, sin prioridad para fronteras, género, sexo, raza, etnia o clase social. La gente sigue su distanciamiento el uno del otro, se refugia en su casa y vive con incertidumbre, sin conocer qué desafíos y peligros enfrenta el día o traerán los días posteriores.

Lo que para muchos parecía un virus muy lejano, ahora compite con nosotros para instalarse en nuestros barrios.

Antes ya nos habíamos enfrentado a pandemias, como la gripe española de 1918, y más recientes, como el Sida, Sars, ébola, la gripe porcina, que no han tenido una salida a nivel mundial como el Covid-19.

No disponemos de un manual de instrucciones sobre cómo negociar la crisis en la que nos encontramos en estos momentos; por si fuera poco, este virus llega en un momento en que enfrentamos amenazas existenciales de cambio climático, terrorismo, hambrunas mundiales, economía y guerras.

El miedo

No nos queda otra, sobrellevaremos esta crisis, pero si estudios pasados son un anuncio de resultados futuros, como inundaciones, huracanes y otras enfermedades infecciosas, epidemias, ansiedad, estrés agudo, comportamientos adictivos y síntomas de estrés postraumático, junto con un elevado aumento del suicidio, la depresión y la culpa, muy seguro que seguirá a raíz de Covid-19.

En el epicentro de todas estas condiciones se encuentra un elemento de las emociones humanas más básicas, el miedo.

En el caso del Covid-19, está ligado a sentimientos de impotencia y la pérdida de la sensación de seguridad, estabilidad financiera y la capacidad de imaginar un futuro prometedor.

Tenemos miedo a la infección en presencia de otros, de contacto con superficies contaminadas, y de pasar demasiado cerca de otro humano. Esto nos provoca cada vez más desconfianza y evitación de los demás.

La desconfianza se puede extender a los contactos con familiares y amigos, que pueden parecer confundidos acerca de qué reacciones tomar en defensa del virus y desconfiar de lo que hacemos para evitar contagiarnos.

El aislamiento, una firma de la epidemia Covid-19, coloca tensiones únicas y muy severas en la capacidad de mantener una postura firme.

Resiliencia

A pesarde todo, los científicos que estudian la resiliencia y la aceptación, han proporcionado bases para el optimismo de que muchas personas lucharán a través de esto.

El tiempo desafiante aún emerge aún más fuerte que antes.

Muchos en el área metropolitana de Nueva York asomaron resistencia o se recuperaron de síntomas de estrés postraumáticos y depresión en los meses posteriores a los atentados terroristas del 11 de septiembre.

Las virtudes de carácter de las personas, como la gratitud, esperanza, amabilidad, liderazgo, amor, espiritualidad, trabajo en equipo, en realidad aumentó antes de la tragedia del 11 de septiembre.

Se investigó sobre cómo las personas se las arreglaron después del 11 de septiembre y sobre cómo lidiar con los efectos psicológicos provocados por Covid-19.

Esa gente quien encontró sentido en los ataques al alinearse con sus valores personales, como la amistad, lazos sociales, amabilidad con los demás, compasión, mientras que le fue bien en términos de bajas tasas de complicaciones psicológicas y aumento de Resiliencia.

Muchos experimentaron una sensación de control, autoestima y pertenencia al brindar apoyo emocional y práctico a familiares, amigos y a la comunidad en general.

Posiblemente, mucho de lo mismo será válido para el Covid-19.

A pesar de que la necesidad de distancia social es la epidemia actual, aparte de otros desastres como el 11 de septiembre, la separación de los lazos sociales puede compensarse con comportamientos impulsados ​​por el valor compartidos con menos personas.

Reducción post-traumática

Debemos encontrar diferentes formas de interactuar y apreciar la vida durante los traumas masivos. Intentar mantener estable el bienestar psicológico y reducir el estrés postraumático.

Este tipo de actividades de afrontar, denominadas conductas de activación, producen emociones positivas que los investigadores encontraron ser críticas para los resultados resilientes y recuperación después del 11 de septiembre. Aparte de esto:

Facilitan la capacidad de no traer de vuelta las experiencias negativas, reducen lo psicológico, la carga impuesta por la angustia prolongada y la liberación.

No es difícil que patrones similares de afrontamiento y resiliencia también entren en juego en el uso emocional y respuestas a desastres naturales como terremotos, inundaciones y huracanes.

Diversos estudios han demostrado que la escritura expresiva y la divulgación de experiencias emocionales conceden beneficios psicológicos y físicos.

Las metas a largo plazo actúan como un contrapeso al miedo y a la ansiedad al sustituir la rumia con la reflexión y la preparación para futuros potenciales: cómo será la vida después de la epidemia.

Atención plena

La pregunta que nos hacemos es cómo lidiar con las repercusiones de Covid-19, mientras se acepta de manera completa las emociones que vienen a la mente en el proceso de hacerlo.

La práctica de la atención plena, Mindfulness, se refiere a la técnica basada en la aceptación de observar y participar con el presente, en lo no crítico y en no juzgar.

Mindfulness puede variar desde comer de manera consciente, saboreando cada bocado a ejercicios de relajación de varias horas donde el foco está en la respiración o en un estado emocional.

Mindfulness aporta muchos beneficios psicológicos, incluida la disminución de la ansiedad y síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Mindfulness facilita la conciencia de pensamientos, emociones y sensaciones, lo que permite su diferenciación, por lo que las estrategias de afrontamiento pueden ser más

dirigidas y flexibles, revelando problemas y cuestiones para ser abordado, como la ira que enmascara el miedo y la ansiedad.

El Mindfulness aplaca el impacto de las emociones negativas, libera recursos cognitivo-afectivos para apreciar, reflexionar y dar sentido a circunstancias difíciles, y desarrollar objetivos basados ​​en valores.

La atención plena puede usurpar a un pesimista impulsado por el miedo sobre el futuro, al enfocar la conciencia desnuda en el momento presente.

Con Mindfulness se aumenta la tolerancia al estrés y permite una reinterpretación de emociones negativas,

fortaleciendo así la resiliencia.

La conectividad, se refiere a la necesidad de contacto humano, se presenta como uno de los factores de resiliencia más impactantes y consistentes después de desastres naturales.

Las emociones positivas facilitan el afrontamiento y la recuperación.

En estos tiempos de incertidumbre y estrés, es reconfortante notar que todos estamos juntos y enviar compasión y sentimientos hacia nosotros mismos y los demás.

Conclusiones

Las estrategias de afrontamiento son efectivas para aminorar el miedo y la preocupación, así como mejorar la resistencia y la recuperación durante la pandemia de Covid-19.

También ayudarán a preparar el escenario para el estrés post-traumático, que vendrá después de la epidemia.

Debemos fortalecer las relaciones con los seres queridos, familia, amigos, fomentar la aceptación de las incertidumbres de la vida y facilitar la apertura a nuevas experiencias.

Los seres humanos se han enfrentado, a lo largo de la historia, a múltiples traumas y tragedias, y aunque

los desafíos de la salud mental varían a estos eventos, podemos aprender mucho de cómo la gente lo ha enfrentado en el pasado.

Hemos reconocido numerosas tácticas que pueden ser muy eficientes en el manejo de la angustia y cultivando la resiliencia durante estos tiempos de peligro.

Estas tácticas están orientadas a ayudar a las personas a construir tolerancia a la ansiedad, elevar el apoyo social y dar sentido a nuestra profunda interconexión humana.

Covid-19, una aterradora y silenciosa amenaza para la salud.

En Centro Mindfulness Madrid, te enseñamos a meditar y relajarte para reducir el estrés y la ansiedad.