¿Qué es el Mindfulness?

Es una palabra originaria del inglés que se traduce como “atención plena” o “plena conciencia”. Entre sus principales difusores está el profesor emérito en Medicina, Jon Kabat-Zinn, que la define como la capacidad de conducir la atención de las experiencias experimentadas en el momento presente, el momento actual, de una determinada manera, aceptándolas y sin juzgar.

A pesar de que en la psicología occidental esta práctica se introdujo a finales de los años 70 y principios de los 80, ha sido ejecutada durante siglos por los adeptos de la filosofía budista.

Diversos psicólogos clínicos y psiquiatras que viajaron por países asiáticos conocieron estas técnicas y comenzaron a practicarlas con sus pacientes logrando un éxito sorprendente.

Mindfulness y la tercera edad

Existen diferentes formas saludables de llegar a la tercera edad y los profesionales acostumbran a nombrarla como envejecimiento de éxito.

Por este motivo se trata de explicar cómo conservar las funciones vitales con el paso de los años. Vamos a centrar la atención en una técnica que gana cada vez más incondicionales gracias a sus innumerables beneficios para el cuerpo y la mente: el Mindfulness.

El mindfulness en personas mayores es muy favorable, ya que esta práctica proveniente de la meditación, es competente y recomendable para todo el mundo.

De manera habitual se escucha hablar acerca de los cambios con los que tiene que lidiar la mente y el cuerpo cuando envejece, pero este inevitable proceso biológico no tiene por qué ser sinónimo de enfermedad o pérdida de capacidades.

Esta técnica, aplicada a los mayores, se centra en sus aptitudes más que en las limitaciones que se puedan tener, brindándoles las herramientas necesarias para elevar la autoestima, la fuerza interior y la confianza, consiguiendo así una mejora general en su salud y bienestar.

¿De qué manera se puede practicar la atención plena si eres una persona mayor?

El mindfulness se puede practicar de diversas maneras. Se trata de centrar tu atención en un estímulo determinado. Durante el desarrollo habrá distracciones o pensamientos que te apartarán del objeto en torno al que gira la meditación, por lo que hay que dejarlo ir sin rechazarlo para centrar tu atención en aquello en lo que te habías concentrado.

Poder conseguir la base de la atención consciente no siempre es fácil. Se requiere mucha paciencia y práctica diaria, por lo que puedes optar por practicar algunos ejercicios de meditación.

Poniendo un ejemplo, puedes sentarte tranquilo, relajarte y concentrar tu atención en la respiración. Vas localizando las zonas de tu cuerpo que estén más tensas y piensa que todo está bien, que todo está en paz. Así, vas pidiendo a tus músculos que se liberen para dejar de estar rígidos.

Podrás comprobar que meditar es una práctica que se puede llevar a cabo en cualquier lugar y momento. Se puede escoger una meditación guiada, unirte a un programa de estimulación cognitiva o aplicar las técnicas del mindfulness a situaciones de la rutina diaria que mejoren tu atención plena y consciente. Poco a poco notarás modificaciones en tu cerebro.

Mindfulness se realiza a través de ejercicios de meditación, los cuales tienen una duración variable.

Es el paso del tiempo el que permite ganar destreza y comenzar a percibir sus beneficios, entre los que destacan la relajación del cuerpo y la lucidez mental.

Los beneficios de la meditación en personas mayores

Meditar tiene unos beneficios confirmados en el cerebro. Las personas que practican ejercicios de mindfulness notan cambios en su cerebro, conectan más con el presente, se concentran mejor, se distraen menos, sienten una mayor paz mental, duermen mejor, se sienten menos irritables y disfrutan más de cada momento presente.

Además de dichas mejoras, la práctica de la atención plena tiene unas ventajas añadidas para las personas mayores. Entre ellos, podemos destacar:

Previene la hipertensión arterial y reduce los niveles de cortisol, al tiempo que mejora los de serotonina y melatonina.

  • Mejora la autoestima y reduce la sensación de soledad, porque consigue que te sientas mejor contigo mismo.
  • Favorece la conciliación del sueño y reduce la ansiedad y el dolor crónico.
  • Mejora la memoria, favorece la flexibilidad del pensamiento, ayuda a conservar mejor las capacidades mentales y contribuye a que desarrolles habilidades cognitivas que benefician la gestión de las emociones.

La práctica del mindfulness ocasiona diferentes efectos en el organismo, algunos de ellos se relacionan de manera intensa con el estrés, lo que incide de forma directa en la prevención de enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial.

Además, minimiza los índices de lactato en sangre, contribuye a eliminar el insomnio y baja los niveles de preocupación, malestar emocional y nerviosismo.

Aumenta la relajación muscular, así como la tranquilidad emocional y el grado de bienestar. Por todo esto, el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos lo recomienda como tratamiento para la ansiedad, la dificultad para dormir, el dolor crónico los dolores de cabeza y los ataques de pánico.

Desde un punto de vista cognitivo, el Mindfulness ayuda a mejorar el rendimiento de la memoria, la atención y contribuye a la flexibilidad del pensamiento.

Recientes investigaciones lo consideran vital para lograr una considerable conservación del funcionamiento mental durante el proceso de envejecimiento, ofreciendo una gran ayuda para adquirir habilidades cognitivas de autorregulación emocional.

Conclusiones

La meditación se ha convertido en una excelente técnica para lograr la atención plena.

Gracias al mindfulness, tu mente se sitúa en el momento presente; prestas más atención al espacio en el que estás y a lo que estás viviendo en ese preciso momento.

Dejas de preocuparte por lo que ha pasado o por lo que está por pasar para centrarte en el aquí y en ahora.

Meditar es una práctica muy positiva para cualquier edad y es muy beneficiosa para las personas mayores. Te ayuda a conseguir un envejecimiento saludable, ya que favorece que conserves tu capacidad cognitiva y tu memoria en buenas condiciones.

En definitiva, la meditación en personas mayores es una técnica que contribuye al envejecimiento saludable y a mejorar la calidad de vida.

El mindfulness para mayores es una de las técnicas más prácticas para mejorar la salud y el bienestar, ya que les ayuda en todos sus aspectos, tanto físicos como mentales.

En Centro Mindfulness Madrid, te enseñamos a conocer y practicar esta técnica milenaria.