Enfermedades crónicas

La participación en un programa MBSR proporciona a los pacientes con enfermedades crónicas un mejor manejo de los síntomas, mejor calidad de vida y bienestar, y mejores resultados de salud (Merkes, 2010).

El programa MBSR es eficaz y tiene pequeños efectos sobre la depresión, la ansiedad y la angustia psicológica asociadas (Bohlmeijer y cols., 2010), en enfermedades somáticas y crónicas.

Enfermedades neurológicas

-Los resultados de un pequeño número de ensayos clínicos proporcionan apoyo limitado a la eficiencia de las operaciones basadas en el mindfulness, en el tratamiento de la fatiga en enfermedades neurológicas (Immink, 2014).

-En la esclerosis múltiple, el mindfulness ayuda a reducir los síntomas (Senders y cols., 2012), así como beneficiar a algunos enfermos en términos de calidad de vida, salud mental y algunas medidas de salud física.

-Después de sufrir una isquemia transitoria o accidente cerebrovascular, los resultados verifican una tendencia positiva a favor de los beneficios de las intervenciones basadas en el mindfulness en una gama de resultados psicológicos, fisiológicos y psicosociales (ansiedad, depresión, fatiga mental, presión arterial, salud percibida, calidad de vida).

En cambio, se requieren más ensayos adicionales metodológicamente más robustos (Lawrence y cols., 2013).

-El MBSR demuestra ser beneficioso después de padecer una lesión cerebral (Xu y cols., 2017).

-Las intervenciones basadas en atención plena ayudan a aliviar la fatiga en afecciones neurológicas como esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular, lesión cerebral; sin embargo, el tamaño del efecto es moderado (Ulrichsen y cols., 2016).

-Existe una evidencia limitada de la eficacia de las intervenciones fundamentadas en la epilepsia, principalmente porque mejora los síntomas derivados de ansiedad y depresión y aumenta la calidad de vida (Wood y cols., 2017).

-En enfermos de Parkinson, el MBSR tiene una evidencia limitada e inconclusa (McLean y cols., 2017).

Enfermedades pulmonares

-En las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, el mindfulness tiene un efecto estadísticamente significativo en el bienestar de los pacientes.

-La meditación también es beneficiosa para mejorar la calidad de vida en pacientes con asma (Paudyal y cols., 2017).

Análisis realizados con un amplio rango de condiciones clínicas

-Hay ensayos de metanálisis (Groosman y cols., 2004), en los que se ha estudiado el efecto del protocolo MBSR, en un rango amplio de poblaciones clínicas (cáncer, dolor, depresión, ansiedad y enfermedades cardiovasculares) y se ha obtenido una magnitud del efecto moderado (0,5), en todas ellas, independientemente de que los estudios fuesen controlados o no.

De esta manera, se comprueba que, el MBSR puede ayudar a una amplia gama de personas para hacer frente a su problemas clínicos y no clínicos.

-El trabajo de Hoffman y su equipo (2010), comenta que la terapia basada en la atención plena, es una operación muy prometedora para tratar la ansiedad y los problemas del estado de ánimo en un abanico amplio de condiciones clínicas (cáncer, trastorno de ansiedad generalizada, depresión y otras condiciones médicas y psiquiátricas).

-El metanálisis de Gotink y sus colaboradores (2015), defiende la evidencia de utilizar el MBSR y la MBCT para aliviar los síntomas, tanto mentales como físicos, en el tratamiento complementario del cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la depresión, el dolor crónico, trastornos de ansiedad, y en la prevención de la salud en adultos y niños sanos.

-La revisión sistemática realizada por Crowq y su equipo (2016), demuestra que el programa MBSR es muy aconsejable para mejorar: insomnio primario, síndrome del intestino irritable, dolor, asma, tinnitus, fibromialgia y trastornos de somatización.

Es cierto que aunque haya cierta evidencia preliminar, se requiere mayor investigación antes de concluir, verificando que el MBSR es una operación muy efectiva para mejorar los resultados de la salud física.

-El metanálisis de Goldberg y su equipo (2017), sobre el efecto del mindfulness en trastornos psiquiátricos consolida que, en el postratamiento, el mindfulness es más eficiente que: el no tratamiento, el tratamiento mínimo, los controles activos específicos, pero no difiere en eficacia de los tratamientos basados en la evidencia.

¿Cuáles son los otros trastornos psicológicos donde se ha usado el mindfulness con evidencia científica más limitada?

Demencia

Es muy importante contrarrestar el deterioro normal relacionado con la edad en el funcionamiento cognitivo. La mayoría de los estudios que miden variables en adultos mayores, muestran que las intervenciones basadas en el mindfulness tienen algunos efectos positivos en su bienestar (Geiger y cols., 20169.

También se propone que la meditación ayuda a compensar el deterioro cognitivo relacionado con la edad y que estas operaciones son factibles (Gard y cols., 2014).

Se han desarrollado programas para el tratamiento de la demencia moderada-grave (Chan y cols., 2017), de diez sesiones de duración, basados en la literatura previa y en la opinión de expertos, que en estudios piloto han confirmado un aumento en la calidad de vida de estos pacientes, sin modificar ninguna otra variable.

Trastornos sexuales

El número de estudios clínicos recientes ha advertido que la terapia basada en la atención plena puede ser un tratamiento muy útil para la disfunción sexual (Stephenson, 2017).

Podemos destacar un estudio realizado con un programa de terapia sexual cognitiva-conductual, basado en el mindfulness que mejoró el deseo sexual de la mujer (Brotto y Basson, 2014).

Datos parecidos se obtienen en un estudio realizado con una adaptación del programa MBCT para el tratamiento de la ausencia de deseo sexual en mujeres (MBCT-S), que encuentra una mejora muy significativa en la función sexual de las mujeres y proporciona la base para futuras investigaciones más controladas (Paterson y cols., 2017).

Adicción al trabajo

En un ensayo controlado en el que se utilizó mindfulness de segunda generación en enfermos con adicción al trabajo, Van Gordon y su equipo (2017), aclararon que el mindfulness ayuda a reducir los síntomas de adicción al trabajo y las horas de trabajo sin bajar el rendimiento laboral, aumentando la satisfacción laboral y el compromiso con el trabajo.

¿En qué otras enfermedades médicas se ha manejado mindfulness con evidencia científica más limitada?

Diabetes

Existen diversos artículos de revisión (Medina y cols., 2016; Noordali y cols., 2016), aunque los estudios de buena calidad metodológica son pocos (Haenen y cols., 2016).

Las conclusiones verifican que el mindfulness es una operación preventiva y complementaria en la diabetes (tipo I y II), en particular para el alivio de los síntomas relacionados con la ansiedad y depresión de estos pacientes, así como también en la gestión de otros factores relacionados, incluyendo el comer consciente, ejercicios físicos y la adherencia al tratamiento.

Innes y su equipo (2007), analizaron la influencia de los programas basados en yoga en adultos con diabetes tipo 2 y vieron que estos podían mejorar los perfiles de riesgo, siendo además prometedores para la prevención y el tratamiento de las complicaciones cardiovasculares en esta población; en cambio, se necesitan más estudios controlados aleatorizados de más alta calidad.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo lo relacionado con esta técnica.