Centro Mindfulness Madrid https://centromindfulnessmadrid.com Mon, 26 Oct 2020 16:23:01 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.5.1 https://centromindfulnessmadrid.com/wp-content/uploads/2016/10/cropped-centro-mindfulness-favicon-32x32.png Centro Mindfulness Madrid https://centromindfulnessmadrid.com 32 32 ¿Hay relación entre el Mindfulness y el estilo de apego? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/26/hay-relacion-entre-el-mindfulness-y-el-estilo-de-apego/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/26/hay-relacion-entre-el-mindfulness-y-el-estilo-de-apego/#respond Mon, 26 Oct 2020 16:22:58 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9230 Noción de apego y su relación con otras alternativas psicológicas

Bowlby (1969), desarrolló la teoría de apego, donde propuso que el ser humano, para facilitar su supervivencia, tiene un sistema de apego que se desarrolla con la evolución, que permite que los niños busquen la proximidad de cuidadores más sabio sy fuertes, para protegerles del peligro.

Si los cuidadores están accesibles y son sensibles y responsables, los niños experimentan sentimientos de seguridad. En cambio, cuando esto no sucede, los niños desarrollan estrategias inseguras como mecanismo de adaptación.

El sistema de apego está activo a lo largo de toda nuestra vida y modera la manera que tenemos de relacionarnos con otras personas.

Asimismo, influencia la imagen que tenemos de los otros seres humanos, para saber si nos podemos fiar de ellos o no, y la imagen que tenemos de nosotros mismos respecto al afecto.

Existen varias clasificaciones de los tipos de apego, siendo una de las más sencillas la de Ainsworth y su equipo (1978), que lo divide en tres tipos: seguro, ansioso y evitativo.

En los adultos, el apego inseguro se definiría (Fraley y cols., 2000), como niveles muy altos de estas dos alternativas psicológicas:

  • Ansiedad de apego: supone miedo al rechazo y al abandono, así como gran preocupación por las relaciones interpersonales que suponen una gran fuente de malestar.
  • Evitación: es la tendencia a sentirse incómodo con la intimidad y la cercanía en las relaciones interpersonales.

El apego inseguro (elevada ansiedad de separación y evitación), está ligado, de forma consistente, con una pobre adaptación psicosocial. Pero el apego seguro (baja ansiedad y evitación), se correlaciona con variables de bienestar psicológico como adecuada regulación emocional o satisfacción en las relaciones interpersonales (Mikulincer y Shaver, 2007).

Los primeros ensayos no solo confirmaron que el mindfulness y el apego seguro demostraban correlaciones positivas (Cordon y Finney, 2008); Walsh y cols., 2009), sino que se ligan a los mismos resultados positivos: baja reactividad al estrés, mejor salud física y psicológica y mejora en la autorregulación conductual (Shaver y cols., 2007; Ryan y cols., 2007, Brown y cols, 2007; Koole, 2009).

¿Qué relación existe entre mindfulness, apego y psicopatología?

Por este motivo, hipotetizaron que el apego seguro puede ser uno de los factores relacionados con el entorno social que facilitase el desarrollo del mindfulness rasgo.

En este tema, hay investigaciones que confirman que la metacognición se asocia a un estilo de apego seguro, por lo que las técnicas como el mindfulness, que mejoran la metacognición, se espera que eleven el apego seguro (Linares y cols., 2016).

Se piensa que uno de los mecanismos terapéuticos del mindfulness, en la depresión, pero también en otras patologías, puede ser la facilitación de un apego más seguro.

Algunos estudios plantean que el miedo a experimentar emociones positivas, debido a un estilo de apego inseguro, está fuertemente relacionado con patología psiquiátrica, y media el vínculo entre alexitimia (dificultad para expresar emociones), y depresión (Gilbert y cols., 2014).

Esto se nota también en otras patologías. Así, Fossati y su equipo (2011), estudiaron si el mindfulness mediaba la asociación entre las dimensiones de apego y las características clínicas del trastorno límite de personalidad (TLP), en una muestra no clínica de estudiantes italianos.

Se confirmó que existía una asociación negativa entre niveles de mindfulness y síntomas de TLP. Las investigaciones de mediación confirmaron que el mindfulness mediaba totalmente la relación entre necesidad de aprobación y TLP.

Por consiguiente, se confirmaba que los síntomas de TLP estarían mediados por déficits de mentalización, que podría ser operativizado como bajos niveles de mindfulness.

En las relaciones hostiles, parece que el mindfulness sería mediador entre este tipo de relación y el estilo de apego, ya que sobre todo mediaría en la ansiedad de apego (Saavedra y cols., 2010).

Elevar el mindfulness para facilitar el apego seguro

Los estudios correlacionales muestran que los individuos con apego seguro como rasgo reportan niveles de mindfulness más altos que los que presentan apego inseguro (Goodall y cols., 2012).

Cuando se realizan ensayos (Pepping y cols., 2015), para evaluar si hay relación casual entre estilo de apego estado y mindfulness estado, se comprueba que los aumentos de mindfulness estado no producen cambios en el estilo de apego seguro estado.

Y al revés, elevar el estado de apego seguro no produjo modificaciones en los niveles de mindfulness estado. Esto propicia que no existe una relación casual inmediata y directa entre ambas variables, por lo menos cuando se cambian con técnicas breves experimentales.

En el futuro habría que evaluar si intervenciones de más larga duración son aptas para producir este cambio.

En otro ensayo (Davis y cols., 2016), se estudió la relación entre apego, bienestar y mindfulness mediante una encuesta online. Se confirmó que el malestar psicológico, ansiedad, estrés y depresión, se correlacionaba intensamente con el estilo de apego del individuo.

En cambio, el bienestar psicológico solo se correlacionaba con la ansiedad de apego. En definitiva, los resultados confirman que el mindfulness es un moderador importante que reduce el efecto negativo del apego inseguro en el bienestar psicológico.

El estudio más definitivo en este sentido es el de Pepping y su equipo (2014), en el que se investiga la relación entre el mindfulness y el estilo de apego, tanto en meditadores como en no meditadores, ya que la intensidad de esta asociación podría variar según la experiencia meditativa de los participantes.

Se corrobora que el mindfulness y el apego están de manera intensa relacionados en ambos grupos, pero la ansiedad de apego y la evitación explican dos veces más la varianza en los niveles de mindfulness en meditadores experimentados cuando se compara con personas sin experiencia meditativa.

La relación entre ansiedad de apego y mindfulness es mucho más alta en meditadores con experiencia, porque está mediada por la meditación. Por consiguiente, la técnica del mindfulness mejoraría tanto el mindfulness rasgo como la ansiedad de apego, confirmando que las terapias de mindfulness facilitarían desarrollar un apego seguro.

Apego y compasión

Compasión, un constructo relacionado con el mindfulness y que se considera una terapia de complemento a la del mindfulness, se ha estudiado en relación con el apego.

Un ensayo de Moreira y su equipo (2015), realizado con madres de niños en edad escolar, confirma que el estilo de apego de la madre condiciona el estilo de cuidado parental respecto a los hijos de dos formas diferentes:

  1. La evitación del apego tiene un efecto directo, originando un estilo parental poco mindful.
  2. La ansiedad de apego rebaja los niveles del mindfulness parental mediado por una baja autocompasión.

Elevar los niveles de compasión es vital para mejorar el estilo parental, sobre todo en las personas con apego inseguro. Y se ha demostrado que la autocompasión es un mediador entre la ansiedad de apego y la apreciación del cuerpo (Raque-Bogdan y cols., 2016).

La apreciación del cuerpo es crucial para unas adecuadas relaciones interpersonales, así como en la relación del individuo consigo mismo. También otros ensayos encuentran que la autocompasión se asocia a mayor apego materno fetal (Mohamadirizi y cols., 2016).

Uno de los datos más importantes en relación con el apego y la compasión es que la técnica de la compasión previamente a la práctica del mindfulness elevaría la adherencia a esta última. Pese a sus beneficios, para muchas personas es difícil practicar mindfulness y se desaniman mucho.

Esto es más frecuente en personas con estilos de apego inseguro, ya que se autocritican cuando la práctica no les sale bien, según sus expectativas.

Hay ensayos que demuestran que producir una impresión previa, con compasión antes de practicar mindfulness, facilitaría el mantenimiento de la práctica, porque aumentaría los niveles del mindfulness estado (Rowe y cols., 2016).

Inducir compasión es una práctica reciente en investigación. Leary (2007), fue el primero en hacerlo; pidió a los participantes que pensaran en alguna situación familiar de una manera autocompasiva. Esta inducción se ha usado como técnica meditativa habitual (Hofmann y cols., 2011), y como terapia (Gilbert, 2009).

Lo que muestran Rowe y su equipo (2016), es que la compasión puede ser inducida y eleva el deseo de seguir practicando mindfulness. Se cree que la razón es que la compasión puede convertir un ejercicio desafiante, como es la meditación, en algo más sencillo.

El mindfulness rasgo no modera esta asociación. Las personas con bajo mindfulness rasgo se pueden beneficiar más, pero esta muestra tiene niveles elevados de mindfulness rasgo, por lo que es necesario repetir el estudio en aquellas con bajo rasgo de mindfulness.

La adherencia al mindfulness va a aumentarse con una técnica inicial de compasión, algo que la tradición budista ya recomendaba.

Esta enorme relación entre compasión, apego y mindfulness es una de las razones por las que nuestro grupo ha desarrollado un modelo específico de compasión denominada terapia de compasión, basada en los estilos de apego (García Campayo y Demarzo, 2015).

Existen estudios que demuestran su eficiencia en enfermedades tipo fibromialgia y en la población general no clínica.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos la práctica de esta técnica. 000

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/26/hay-relacion-entre-el-mindfulness-y-el-estilo-de-apego/feed/ 0
¿Cuál debe ser la duración y la dosis mínima de práctica del mindfulness para que sea eficaz? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/13/cual-debe-ser-la-duracion-y-la-dosis-minima-de-practica-del-mindfulness-para-que-sea-eficaz/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/13/cual-debe-ser-la-duracion-y-la-dosis-minima-de-practica-del-mindfulness-para-que-sea-eficaz/#respond Tue, 13 Oct 2020 11:09:59 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9178 La duración estándar de la práctica del mindfulness: ocho semanas

Los protocolos fundamentales del Mindfulness son el MBSR y MBCT. Tienen una duración de ocho semanas, por lo que los estudios confirman que en este tiempo de práctica del mindfulness se pueden encontrar cambios muy significativos en diversos niveles, por lo que se considera el tiempo mínimo de práctica para notar resultados.

Modificaciones que se producen en los pacientes durante las ocho semanas de duración del tratamiento

Cuando se estudian los cambios que se producen en los alumnos que participan en los protocolos del mindfulness, como un curso de MBSR, se observa lo siguiente (Baer y cols., 2012): las capacidades y los niveles del mindfulness aumentan de forma notable hacia la segunda semana, pero los niveles de estrés percibido no se suelen rebajar hasta la cuarta semana.

Esto confirmaría que el aumento en los niveles del mindfulness son mediadores, y por esa razón preceden a reducir del estrés. Por otro lado, los cambios notados en la tercera semana de terapia predicen los cambios que ocurrirán al final del curso, tanto en mindfulness como en estrés.

Con esto se confirma que podríamos identificar a las personas que van o no a responder al tratamiento con mindfulness ya desde la tercera semana de la intervención, aunque lo que se predice es la mejora en niveles de mindfulness y no en aspectos psicológicos (Baer y cols., 2012).

Al mismo tiempo se observa cómo cambian las facetas del mindfulness del cuestionario FFMQ a lo largo del entrenamiento MBSR. Así, las facetas observar, actuar con atención y no reactividad nos enseñan cambios muy significativos en la segunda semana, mientras que no juzgar mejoraba en la semana tres.

El nivel del cambio fue mayor en no reactividad, que mejora sobre todo entre la semana uno y la dos, lo que sugiere que esta habilidad es bastante desconocida entre los alumnos antes de practicar mindfulness.

La subescala describir no mejora durante el entrenamiento, porque el MBSR apenas enfatiza el etiquetar verbalmente la experiencia, por eso es normal que esta faceta sea la que menos mejora con este entrenamiento (Carmody y Baer, 2008; Carmody y cols., 2009).

¿Son eficientes las operaciones del mindfulness de duración menor?

La pregunta es si operaciones más cortas lograrían resultados notables o incluso similares a los protocolos de ocho semanas.

Se han realizado diversos intentos de acortar los programas del mindfulness, ya que los formatos actuales son complicados de implementar en los sistemas sanitarios públicos de diferentes países.

Algunos de los programas que se han utilizado son los siguientes:

  • Pacientes con dolor de espalda crónico (Braden y cols., 2016).
  • Médicos de atención primaria (Fortney y cols., 2013; Schroeder y cols., 2016).
  • Trabajadores en general (Klatt y cols., 2009).
  • Estudiantes (Morrison y cols., 2014; Demarzo y cols., 2015).
  • Para veteranos en atención primaria (Bergen-Cico D, Possemato K, Pigeon W., 2014).

Todos ellos demuestran eficiencia en diversas variables psicológicas. En concreto, se confirmó:

  • Reducción de los niveles de cortisol salivar diurno (Bergen-Cico, 2014).
  • Mejoría de síntomas de depresión y dolor de espalda crónico y aumento de la actividad hemodinámica del lóbulo frontal (Braden y cols., 2016).
  • Disminución de estrés, ansiedad depresión, quemado profesional y despersonalización (Fortney y cols., 2013).
  • Reducción del estrés percibido y del insomnio (Klatt y cols., 2009).
  • Reducción de la mente errante y mejora de la memoria de trabajo (Morrison y cols., 2014).
  • Reducción de los síntomas de quemado profesional (Schroeder y cols., 2016).

Uno de los estudios más fuertes sobre el tema lo realizó el grupo (Demarzo y cols., 2017).

En un estudio de jóvenes universitarios comparamos de forma directa una operación de mindfulness de ocho semanas con otra de cuatro, y no se hallaron diferencias significativas en las variables estudiadas, que incluían mindfulness y afecto positivo mientras que ambos grupos mejoraban notablemente en comparación con el grupo control, que no recibió tratamiento.

En definitiva, intervenciones fundamentadas en el mindfulness (MBI) breves, pueden ser tan eficientes como los estándares de ocho semanas y mucho más aceptables por la población en general o en entornos públicos sanitarios.

Dosis de práctica formal diaria necesaria

Muchos de los avances sobre mindfulness como el MBSR y la MBCT, recomiendan una práctica formal diaria de unos 45 minutos al día, y al menos seis días por semana (Kabat-Zinn, 1990; Segal y cols., 2002).

Otras terapias de tercera generación como la terapia de aceptación y compromiso, ACT, (Hayes y Smith, 2005), o la terapia dialéctico conductual, DBT, (Linehan, 1993), están menos focalizadas en la práctica formal y tienden a incorporar más práctica informal como tarea para casa entre sesiones.

A pesar de la importancia que otorgan estos protocolos a la técnica del mindfulness en casa, los alumnos pueden encontrar casi imposible dedicar mucho tiempo para practicar (Sobczak y West, 2013). Un metanálisis de operaciones de mindfulness (Vettese y cols., 2009), comprobó que menos del 25% de los 96 estudios incluidos en el análisis ofrecían datos sobre la relación entre la práctica y la eficacia.

Trece de los 24 estudios investigados, y que sí estudiaron esta relación, confirmaron que, a más minutos de práctica durante las ocho semanas del curso, mejores resultados. En cambio, esto no se confirmó en los estudios restantes (46%).

Solo unos pocos estudios, la mayoría usando el protocolo MBSR, han estudiado la práctica del mindfulness durante un período de tiempo y su relación con los resultados a largo plazo.

En un estudio realizado con diecinueve pacientes con trasplante de órgano que completaron un curso de MBSR, los minutos de práctica durante los tres meses de seguimiento se asociaron con la mejoría en ansiedad y estrés, aunque no guardaba relación con los cambios en niveles de depresión (Gross y cols., 2004).

Sephton y su equipo (2007), encontraron que, en mujeres con fibromialgia que completaron un programa de MBSR, las que realizaron técnicas regulares durante dos meses reportaron la mayor reducción de síntomas depresivos. En otro ensayo sobre MBCT, las mejorías en los síntomas depresivos durante el seguimiento de 12 a 34 meses se relacionaron con la duración y la frecuencia de la práctica tanto formal como informal, aunque no describen cómo la pudieron medir (Mathew y cols., 2010).

Cantidad de práctica realizada en casa y relación con los resultados

El estudio más poderoso es el metanálisis del equipo de Kuyken en Oxford (Parsons y cols., 2017), quienes, investigando más de 1.400 alumnos, provenientes de 43 estudios publicados y que utilizaron los programas MBST y MBCT.

El ensayo confirma que las tareas que los alumnos realizan en casa solo constituyen el 64% de lo que se les asigna en el programa, o sea, unos 30 minutos al día durante seis días a la semana.

No hubo diferencias entre poblaciones clínicas y no clínicas, por lo tanto, no es la enfermedad la causa de la baja cumplimentación. Los escritores sugieren distintos factores causales, como personalidad de la persona, motivación para el cambio o falta de una clara expectativa de mejora. Ninguno de estos factores se ha estudiado en el mindfulness, por lo que no está clara la causa en su totalidad.

Igualmente se confirma que en una buena parte de estos estudios, existe una correlación significativa aunque pequeña, entre la práctica en casa autorreportada y los resultados de la operación. Aunque esta correlación parezca baja, es parecida a la encontrada en terapia cognitiva entre eficacia y realización de las tareas en casa (Kazantzis y cols., 2010).

Por consiguiente, merece la pena enfocar la práctica en casa porque está ligada con la eficacia. Otra variable que valdría la pena analizar para ver su relación con la eficacia, es la asistencia a las sesiones.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo lo relacionado con esta técnica milenaria.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/13/cual-debe-ser-la-duracion-y-la-dosis-minima-de-practica-del-mindfulness-para-que-sea-eficaz/feed/ 0
¿Cuáles son las características de la práctica del Mindfulness que alteran su eficacia? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/06/cuales-son-las-caracteristicas-de-la-practica-del-mindfulness-que-alteran-su-eficacia/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/06/cuales-son-las-caracteristicas-de-la-practica-del-mindfulness-que-alteran-su-eficacia/#respond Tue, 06 Oct 2020 15:41:20 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9165 ¿Sabemos cuáles son las características?

Son numerosas las características de la práctica del mindfulness que pueden modificar su eficiencia. Desde el tipo de práctica hasta otras variables ligadas, como la frecuencia, la duración de las sesiones o el tiempo de práctica a lo largo de la vida (Baer y cols., 2008; Lykins y Baer, 2009; Soler y cols., 2014; Cebolla y cols., 2017).

Existen solamente dos estudios de desmantelamiento, diseñados para analizar los ingredientes activos de cada tratamiento, que se han desarrollado en el mindfulness.

Uno estudió el MBSR (MacCoon y cols., 2012), y el segundo el MBCT (Williams y cols., 2014). El primero, confirma que el MBSR es eficiente, pero no más que un control activo de calidad como el Health Enhancement Program (HEP).

El otro, en el de Williams y Kuyken (2012), se confirma que el mindfulness en su forma MBCT es muy útil para evitar la recaída depresiva, sobre todo en personas con traumas infantiles, no siendo tan eficaz en el resto.

En Centro Mindfulness Madrid recibirás la formación adecuada para adentrarte en esta técnica milenaria.

Efecto de las prácticas específicas del mindfulness

Carmody y Baer (2008), detallan la asociación entre las técnicas concretas del Mindfulness, como la meditación sentada, movimientos mindful y práctica informal, escaneo corporal, y las facetas del FFMQ, confirmando que cualquiera de las meditaciones formales se relaciona con todas las facetas del mindfulness, excepto con describir.

El primer estudio que investiga los distintos efectos de cada práctica del mindfulness y su asociación con los efectos clínicos es el de Kristeller y Hallet (1999).

Es un estudio abierto, no controlado, con un seguimiento a tres semanas, realizado con dieciocho mujeres obesas diagnosticadas de trastorno por atracón. En él se practicaban tres tipos de meditación:

  • Meditación mindfulness general, la práctica estándar, consistente en observar los pensamientos, sensaciones, emociones y en retornar a la respiración cada vez que la atención pierde ese foco.
  • Meditación en la comida, aplicándose a los pensamientos, emociones y conductas ligadas con el comer.
  • Minimeditaciones, que consisten en parar unos segundos y hacerse consciente de emociones y pensamientos en el momento previo a la comida o cuando se produce un atracón.

Lo que se comprobó es que la práctica de meditación en la comida está ligada a mejorías en las puntuaciones del cuestionario BES (Binge Eating Scale), o sea, con los episodios de atracón.

La minimeditación se relaciona con cambios en el Inventario de Depresión de Beck, por lo que mejora la depresión.

Un estudio (Sauer-Zavala y cols., 2013), comparó en estudiantes universitarios tres prácticas (mindful yoga, escaneo corporal y meditación sentada), tras tres sesiones de una hora a la semana. Los resultados fueron que:

  1. El mindful yoga produjo mayor aumento de bienestar psicológico que las otras dos prácticas.
  2. El mindful yoga y la meditación sentada produjo una alta tendencia a una actitud no evaluativa frente a los estímulos que el escaneo corporal. Todas las prácticas mejoraron la capacidad de describir la propia experiencia, la autocompasión y el bienestar psicológico y se redujeron las rumiaciones.

En otro ensayo que compara entre sí cuatro operaciones diferentes (escaneo corporal, mindfulness en la respiración, observación de pensamientos y bondad amorosa), tras nueve meses de entrenamiento, los resultados son (Kok y Singer, 2017):

  • El escaneo corporal origina el mayor incremento en conciencia interoactiva y el mayor decremento en contenidos del pensamiento.
  • La bondad amorosa produce el mayor aumento de pensamientos positivos y calidez hacia otros.
  • Revisar los pensamientos causa el mayor incremento en metacognición. El mindfulness en la respiración no está ligado a ningún beneficio específico.

Las cuatro prácticas ayudan a elevar la energía, el afecto positivo y la focalización en el presente y reducen la distracción de pensamientos.

Hay investigaciones sobre el dolor que muestran mejorías muy significativas a favor del mindfulness (Esmer y cols., 2010), que incluye yoga.

Por lo que serían necesarios estudios de desmantelamiento de MBSR/MBCT para ver cuáles son las técnicas más eficientes en cada patología y si es posible que el mindfulness en los movimientos corporales sea muy eficaz para batallar el dolor.

Se cree (Hervás y cols., 2016), que las prácticas de focalización de la atención, como el mindfulness en la respiración, ayudan a incrementar la regulación atencional.

En cambio, las de monitorización abierta, como el escaneo corporal y la observación de los procesos mentales producirían una disminución en la reactividad cognitivo-emocional y aumentarían el afecto positivo.

Es cierto que la asociación de prácticas de compasión y del mindfulness puede cambiar los resultados. En un estudio de Feliu-Soler y su equipo (2017), el hecho de añadir tres sesiones de compasión a un entrenamiento previo de mindfulness, causaba un elevado impacto en la aceptación, un aspecto importante en el mindfulness.

El efecto era mayor que en otras variables relacionadas directamente con la compasión, lo que sugiere que ambas prácticas se potencian mutuamente.

Sobre la duración de la sesión de meditación

En la investigación de Cebolla y su equipo (2017), la relación entre la duración de la sesión y el nivel de mindfulness dependía del tipo de meditación.

Por esto, en el caso de la atención focalizada, su duración predecía cuatro de las cinco facetas del mindfulness (actuar con conciencia, observar, no juzgar y no reactividad).

En cambio, la duración de la sesión de meditación en monitorización abierta no se correlacionaba con el mindfulness. En el ensayo de Soler y sus colaboradores (2014), la duración de la sesión solo se ligaba con observar, pero dado que observar es un elemento clave en la práctica del mindfulness (Lilja y cols., 2013), se considera que la duración de la sesión es muy importante en el desarrollo del mindfulness, sobre todo cuando se practica atención focalizada.

Frecuencia de la práctica

El estudio de Cebolla y sus investigadores (2017), demuestra su importancia en el desarrollo del mindfulness, ya que se asocia a diversas facetas del FFMQ, aunque también está relacionado con el tipo de práctica.

Por lo tanto, observar se relaciona con la frecuencia de la práctica informal; no juzgar con la frecuencia de atención focalizada y monitorización abierta, y no reactividad con la frecuencia de monitorización abierta.

Estos datos coinciden de manera parcial con otros escritores (Baer, 2008; Soler y cols., 2014).

Debemos destacar que Baer (2007), propone que estas tres facetas son nucleares, para poder entender los cambios que se producen en los meditadores de larga duración, y que son las que más están asociadas con la reducción de los síntomas y la mejora del funcionamiento psicológico.

Este descubrimiento también iría a favor de la importancia de acumular ejercicios a lo largo de los años para ayudar a incrementar los niveles de mindfulness (Bergomi y cols., 2015).

¿Entrenamiento en grupo o individual?

Una investigación examinó la importancia del grupo como factor de cambio en adultos que recibían el MBSR, y se administraron los cuestionarios General Symptom Indez (GSI), Sympton Checklist-90-Revised y Medical Symptom Checklist (MSC), antes y después de la operación.

Los modelos de análisis multinivel corroboraron que, tras haber controlado por valores basales, el grupo explicaba el 7% de la variabilidad del GSI, pero 0% del MSC (Imel y cols., 2008).

Los aspectos grupales tienen que ser tenidos en cuenta a la hora de utilizar el Mindfulness.

Al utilizarse nuevas tecnologías, también se demuestra que, cuando los estudiantes de medicina quieren entrenarse en mindfulness usando procedimientos online, la formación en grupo con otros pares es mucho más satisfactoria y facilita las modificaciones positivas esperadas con el mindfulness (Kemper y cols., 2015).

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/10/06/cuales-son-las-caracteristicas-de-la-practica-del-mindfulness-que-alteran-su-eficacia/feed/ 0
¿A qué llamamos el modo ser y el modo hacer de la mente en el Mindfulness? ¿Cuáles son los tipos de felicidad ligados a ambos modos de la mente? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/28/a-que-llamamos-el-modo-ser-y-el-modo-hacer-de-la-mente-en-el-mindfulness-cuales-son-los-tipos-de-felicidad-ligados-a-ambos-modos-de-la-mente/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/28/a-que-llamamos-el-modo-ser-y-el-modo-hacer-de-la-mente-en-el-mindfulness-cuales-son-los-tipos-de-felicidad-ligados-a-ambos-modos-de-la-mente/#respond Mon, 28 Sep 2020 09:44:10 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9137 Concepto de modo ser y hacer

Desde un punto de vista de neurocognitivo, el mindfulness puede identificarse como un proceso cognitivo muy complejo, no narrativo, que se ha llamado “modo ser”, en contraposición con la forma común y caótica en la que funciona nuestra mente en la vida diaria, que se describe como “modo hacer” (Williams, 2010).

El modo hacer se define como un método de funcionamiento de la mente enfocado a la consecución de una meta, en el que se está preocupado en revisar el pasado y el futuro con lo que el presente tiene una importancia mínima.

La mente tiende a divagar de manera continuada, con un incesante y cansado diálogo interno, en el que se analizan las diferencias entre cómo son las cosas y cómo nos gustaría que realmente fuesen.

Lo que nos ocurre es etiquetado y juzgado como bueno/malo o agradable/desagradable, con lo cual nos apegamos a algunas cosas y queremos evitar otras. Este es el modo común de funcionamiento de nuestra mente y pocas veces imaginamos que pueda existir alguna otra forma de estar en el mundo.

En la manera mindful, también llamado no narrativo o modo ser, la finalidad no es conseguir ninguna meta concreta, no hay nada especial que hacer, ni a donde ir. La realidad no es de una forma determinada, porque la apertura, la flexibilidad mental y la aceptación son totales.

Como no existen expectativas determinadas, la mente no analiza las discrepancias de estas con la realidad. El foco cognitivo del modo ser consiste en aceptar y permitir la experiencia de los fenómenos que asoman en el presente, en nuestra vida cotidiana, sin ejercer ninguna presión para cambiarlos y sin juzgar.

Este estado mental tiene que ser alcanzado de manera intencionada, por lo menos inicialmente, ya que es muy distinto al proceso normal de nuestra mente. Con tiempo y mucha práctica este estado llega a volverse natural y se automatiza.

Este método está más en contacto con la experiencia inmediata, originando una forma no narrativa, no conceptual de relacionarse con el mundo que nos rodea.

El modo ser no trata de un estado antinatural o alterado, donde toda actividad tiene que parar. Tampoco la finalidad es mantenerse siempre en modo ser, ya que la realización de actividades intelectuales o de las que conlleven una meta, deben desarrollarse en el modo hacer.

Lo que se pretende es no mantenerse instalado sistemáticamente en el modo hacer, atrapados en nuestro diálogo interno, incluso cuando paseamos o no tenemos una obligación específica.

La práctica del Mindfulness nos permite pasar del modo hacer al modo ser de manera voluntaria y consciente, adaptándonos de una manera más idónea a la realidad.

Estos dos procedimientos de funcionamiento mental no siguen un modelo del tipo “todo o nada”. El tema no es ahora estoy exclusivamente en modo hacer o exclusivamente en modo ser, sino que constituye un modelo continuado de interacción entre ambas formas de funcionar.

Puedo estar funcionando a un 80% en modo hacer y a un 20% en modo ser, o a un 50% en cada modo. Lo ideal sería modular la intensidad del modo hacer o ser que necesitamos en cada actividad.

El modo ser está ligado al bienestar psicológico. En cambio, el modo hacer está más asociado a la patología, sobre todo cuando lo usamos no para solucionar temas de la vida cotidiana, sino para cambiar estados psicológicos.

El protocolo de MBCT (Mindfulness-Based Cognitive Therapy), estudia que la principal habilidad que desarrolla el mindfulness es la capacidad de poder modificar el modo de funcionamiento de la mente de hacer a ser (Segal y cols., 2002).

Otra opción de entender los modos hacer y ser puede ser desde la perspectiva social (Samuel, 1990): el modo hacer es egocéntrico, enfocado en el yo, en la personalidad. Esta es una característica muy típica de las sociedades occidentales desarrolladas.

En cambio, el modo ser se consideraría sociocéntrico, o sea, que se olvida del individuo en beneficio de la sociedad, del grupo. Por el contrario, esta perspectiva de ver el mundo es habitual en sociedades no occidentales, no desarrolladas.

Tipos de felicidad afiliados a ambos modos de la mente

Desde Aristóteles, se considera que tenemos dos tipos de felicidad muy diferentes, aunque no son necesariamente excluyentes.

La felicidad hedónica va asociada a la mente en modo hacer y es característica de Occidente, aunque se puede encontrar en todas las sociedades.

Como la felicidad está fuera, estamos siempre intentando encontrar ese objeto que nos hará felices (como lograr un buen trabajo, terminar la carrera, tener pareja, hijos, etc.).

Perseguir ese objetivo nos puede producir placer durante unos meses, pero al poco tiempo necesitamos otro objeto y comienza de nuevo la etapa.

Como la felicidad no está en este momento porque no tenemos el objeto, el presente es el lugar donde luchamos para lograr eso que creemos nos hará sentir felices.

De esta manera, el presente apenas nos interesa porque no está el objeto deseado, siempre estamos centrados en el pasado (para ver lo que hemos conseguido), y en el futuro (para comprobar lo que nos queda por conseguir todavía).

Es un proceso muy adictivo, siempre cambiante e insatisfactorio.

Por el contrario, la felicidad eudaimónica, asociada a la mente en modo ser, y más tradicional de Oriente, considera que la felicidad está ya en el interior de nosotros, por tanto, no hay nada ni conseguir nada externo.

Va asociada a la falta de expectativas sobre cómo tiene que ser el mundo y nosotros mismos, y a la aceptación de que el mundo tiene que ser así, sin tener sentido intentar modificar las cosas que no podemos cambiar (eso no quiere decir que no hagamos planes, y que sí intentemos cambiar lo que realmente podemos).

Puesto que la felicidad está aquí y ahora, el presente es el único momento importante, y este tipo de felicidad no puede producir adicción ni agotamiento. Es la auténtica felicidad.

Si quieres aprender meditación, en Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta práctica milenaria.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/28/a-que-llamamos-el-modo-ser-y-el-modo-hacer-de-la-mente-en-el-mindfulness-cuales-son-los-tipos-de-felicidad-ligados-a-ambos-modos-de-la-mente/feed/ 0
¿Por qué realizar cursos online? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/21/por-que-realizar-cursos-online/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/21/por-que-realizar-cursos-online/#respond Mon, 21 Sep 2020 10:12:48 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9097 Introducción a la importancia de los cursos online

Los cursos de formación a través de Internet están derribando todos los muros, ya que tienen la capacidad de adaptarse a lo que busca el usuario, pudiéndolo llevar a cabo de manera cómoda y confortable a través de tu casa.

Lo único que va a necesitar es contar con un dispositivo que tenga conexión a la red.

A día de hoy, hay que dar la importancia necesaria a los cursos en línea, puesto que son un buen tipo de negocio, cuentan con más flexibilidad, los alumnos pueden asistir a las clases en cualquier lugar y momento, mientras que los cursos presenciales requieren un espacio físico y horarios regulares de clase. No ocurre lo mismo con los cursos en línea.

¿Por qué realizar cursos online?

Es una tendencia que ha ido cogiendo fuerza en los últimos años. La oferta formativa de cursos online es cada día más amplia, se pueden realizar cursos online de casi todas las temáticas y en formatos muy diferentes.

A continuación, te contamos diversos motivos que existen para formarte de manera online:

  • Ayuda a formarse a personas que, por cuestiones laborales, lugar de residencia, edad o cualquier motivo personal no pueden acceder a clases presenciales.
  • Hay flexibilidad horaria para organizarte los tiempos de estudio, ya que permite que este tiempo para realizar el curso sea libre, hacer su propio ritmo de aprendizaje, ampliar el horario en función de sus circunstancias personales y combinar sus estudios con su trabajo y su vida personal.
  • Tienes la oportunidad de realizar el curso que quieras en centros de gran prestigio, y sin necesidad de desplazarte físicamente al centro formativo.
  • Los avances de las tecnologías permiten la implantación de estructuras y plataformas virtuales que hacen aumentar la calidad de este tipo de formaciones. Internet es una herramienta muy útil en el mundo profesional. La educación en línea es una oportunidad para aprender a gestionar fácilmente los foros, chats de video conferencia especializada, etc, …
  • También le permite conocer a personas de otras partes del mundo que se puede trabajar juntos y desarrollar actividades para cada curso.
  • No importa el país en el mundo donde te encuentres o dónde esté ubicado el centro de formación en la que deseas estudiar.
  • Existe una amplia oferta de cursos de todo tipo. Esto ofrece a los alumnos la oportunidad de elegir los cursos basados en sus conocimientos previos y sus objetivos profesionales.

En los últimos tiempos, los centros han ampliado ampliamente sus ofertas y miles de cursos se imparten en un gran número de diferentes disciplinas. Y no sólo cursos, sino también graduado de calificaciones, maestría, exámenes, clases profesional y todo tipo de profesiones.

Ahorro en los cursos online

Descubrirás lo mucho que te ahorras en desplazamientos y en tiempo. Incluso hasta te ahorrarás en libros, ya que muchas de las materias que se hacen online no requerirán de la compra de este tipo de material; lo más probable es que el temario se cuelgue en la red.

Mayores posibilidades de contacto

A diferencia de lo que se pueda pensar, la formación online está supervisada por tutores. Los tutores ponen diferentes formas de contacto a disposición del alumno, por e-mail, WhatsApp, etc.

Y aparte de esto también existen foros en los que los alumnos puedan interactuar entre ellos: compartir ejercicios, preguntar dudas, ampliar información, etc.

Conclusiones de por qué realizar cursos online

Actualmente, hay muchas razones que están llevando a los alumnos de todas las edades a interesarse en una formación en línea y la distancia.

Conoce la oferta formativa de cursos online, todas las modalidades de cursos online que existen y los criterios que te ayudarán a elegir tu curso online.

En Centro Mindfulness Madrid impartimos cursos online de Mindfulness, exactamente con la misma programación y duración que los cursos presenciales.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/21/por-que-realizar-cursos-online/feed/ 0
¿Es eficiente el Mindfulness en diversas enfermedades médicas? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/14/es-eficiente-el-mindfulness-en-diversas-enfermedades-medicas/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/14/es-eficiente-el-mindfulness-en-diversas-enfermedades-medicas/#respond Mon, 14 Sep 2020 10:42:00 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9073 Enfermedades crónicas

La participación en un programa MBSR proporciona a los pacientes con enfermedades crónicas un mejor manejo de los síntomas, mejor calidad de vida y bienestar, y mejores resultados de salud (Merkes, 2010).

El programa MBSR es eficaz y tiene pequeños efectos sobre la depresión, la ansiedad y la angustia psicológica asociadas (Bohlmeijer y cols., 2010), en enfermedades somáticas y crónicas.

Enfermedades neurológicas

-Los resultados de un pequeño número de ensayos clínicos proporcionan apoyo limitado a la eficiencia de las operaciones basadas en el mindfulness, en el tratamiento de la fatiga en enfermedades neurológicas (Immink, 2014).

-En la esclerosis múltiple, el mindfulness ayuda a reducir los síntomas (Senders y cols., 2012), así como beneficiar a algunos enfermos en términos de calidad de vida, salud mental y algunas medidas de salud física.

-Después de sufrir una isquemia transitoria o accidente cerebrovascular, los resultados verifican una tendencia positiva a favor de los beneficios de las intervenciones basadas en el mindfulness en una gama de resultados psicológicos, fisiológicos y psicosociales (ansiedad, depresión, fatiga mental, presión arterial, salud percibida, calidad de vida).

En cambio, se requieren más ensayos adicionales metodológicamente más robustos (Lawrence y cols., 2013).

-El MBSR demuestra ser beneficioso después de padecer una lesión cerebral (Xu y cols., 2017).

-Las intervenciones basadas en atención plena ayudan a aliviar la fatiga en afecciones neurológicas como esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular, lesión cerebral; sin embargo, el tamaño del efecto es moderado (Ulrichsen y cols., 2016).

-Existe una evidencia limitada de la eficacia de las intervenciones fundamentadas en la epilepsia, principalmente porque mejora los síntomas derivados de ansiedad y depresión y aumenta la calidad de vida (Wood y cols., 2017).

-En enfermos de Parkinson, el MBSR tiene una evidencia limitada e inconclusa (McLean y cols., 2017).

Enfermedades pulmonares

-En las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, el mindfulness tiene un efecto estadísticamente significativo en el bienestar de los pacientes.

-La meditación también es beneficiosa para mejorar la calidad de vida en pacientes con asma (Paudyal y cols., 2017).

Análisis realizados con un amplio rango de condiciones clínicas

-Hay ensayos de metanálisis (Groosman y cols., 2004), en los que se ha estudiado el efecto del protocolo MBSR, en un rango amplio de poblaciones clínicas (cáncer, dolor, depresión, ansiedad y enfermedades cardiovasculares) y se ha obtenido una magnitud del efecto moderado (0,5), en todas ellas, independientemente de que los estudios fuesen controlados o no.

De esta manera, se comprueba que, el MBSR puede ayudar a una amplia gama de personas para hacer frente a su problemas clínicos y no clínicos.

-El trabajo de Hoffman y su equipo (2010), comenta que la terapia basada en la atención plena, es una operación muy prometedora para tratar la ansiedad y los problemas del estado de ánimo en un abanico amplio de condiciones clínicas (cáncer, trastorno de ansiedad generalizada, depresión y otras condiciones médicas y psiquiátricas).

-El metanálisis de Gotink y sus colaboradores (2015), defiende la evidencia de utilizar el MBSR y la MBCT para aliviar los síntomas, tanto mentales como físicos, en el tratamiento complementario del cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la depresión, el dolor crónico, trastornos de ansiedad, y en la prevención de la salud en adultos y niños sanos.

-La revisión sistemática realizada por Crowq y su equipo (2016), demuestra que el programa MBSR es muy aconsejable para mejorar: insomnio primario, síndrome del intestino irritable, dolor, asma, tinnitus, fibromialgia y trastornos de somatización.

Es cierto que aunque haya cierta evidencia preliminar, se requiere mayor investigación antes de concluir, verificando que el MBSR es una operación muy efectiva para mejorar los resultados de la salud física.

-El metanálisis de Goldberg y su equipo (2017), sobre el efecto del mindfulness en trastornos psiquiátricos consolida que, en el postratamiento, el mindfulness es más eficiente que: el no tratamiento, el tratamiento mínimo, los controles activos específicos, pero no difiere en eficacia de los tratamientos basados en la evidencia.

¿Cuáles son los otros trastornos psicológicos donde se ha usado el mindfulness con evidencia científica más limitada?

Demencia

Es muy importante contrarrestar el deterioro normal relacionado con la edad en el funcionamiento cognitivo. La mayoría de los estudios que miden variables en adultos mayores, muestran que las intervenciones basadas en el mindfulness tienen algunos efectos positivos en su bienestar (Geiger y cols., 20169.

También se propone que la meditación ayuda a compensar el deterioro cognitivo relacionado con la edad y que estas operaciones son factibles (Gard y cols., 2014).

Se han desarrollado programas para el tratamiento de la demencia moderada-grave (Chan y cols., 2017), de diez sesiones de duración, basados en la literatura previa y en la opinión de expertos, que en estudios piloto han confirmado un aumento en la calidad de vida de estos pacientes, sin modificar ninguna otra variable.

Trastornos sexuales

El número de estudios clínicos recientes ha advertido que la terapia basada en la atención plena puede ser un tratamiento muy útil para la disfunción sexual (Stephenson, 2017).

Podemos destacar un estudio realizado con un programa de terapia sexual cognitiva-conductual, basado en el mindfulness que mejoró el deseo sexual de la mujer (Brotto y Basson, 2014).

Datos parecidos se obtienen en un estudio realizado con una adaptación del programa MBCT para el tratamiento de la ausencia de deseo sexual en mujeres (MBCT-S), que encuentra una mejora muy significativa en la función sexual de las mujeres y proporciona la base para futuras investigaciones más controladas (Paterson y cols., 2017).

Adicción al trabajo

En un ensayo controlado en el que se utilizó mindfulness de segunda generación en enfermos con adicción al trabajo, Van Gordon y su equipo (2017), aclararon que el mindfulness ayuda a reducir los síntomas de adicción al trabajo y las horas de trabajo sin bajar el rendimiento laboral, aumentando la satisfacción laboral y el compromiso con el trabajo.

¿En qué otras enfermedades médicas se ha manejado mindfulness con evidencia científica más limitada?

Diabetes

Existen diversos artículos de revisión (Medina y cols., 2016; Noordali y cols., 2016), aunque los estudios de buena calidad metodológica son pocos (Haenen y cols., 2016).

Las conclusiones verifican que el mindfulness es una operación preventiva y complementaria en la diabetes (tipo I y II), en particular para el alivio de los síntomas relacionados con la ansiedad y depresión de estos pacientes, así como también en la gestión de otros factores relacionados, incluyendo el comer consciente, ejercicios físicos y la adherencia al tratamiento.

Innes y su equipo (2007), analizaron la influencia de los programas basados en yoga en adultos con diabetes tipo 2 y vieron que estos podían mejorar los perfiles de riesgo, siendo además prometedores para la prevención y el tratamiento de las complicaciones cardiovasculares en esta población; en cambio, se necesitan más estudios controlados aleatorizados de más alta calidad.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo lo relacionado con esta técnica.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/14/es-eficiente-el-mindfulness-en-diversas-enfermedades-medicas/feed/ 0
¿Es eficiente el Mindfulness en las enfermedades cardiovasculares y las que cursan con dolor? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/07/es-eficiente-el-mindfulness-en-las-enfermedades-cardiovasculares-y-las-que-cursan-con-dolor/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/07/es-eficiente-el-mindfulness-en-las-enfermedades-cardiovasculares-y-las-que-cursan-con-dolor/#respond Mon, 07 Sep 2020 09:59:29 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9032 Enfermedades cardiovasculares

Abbott y su equipo, 2014, llevaron a cabo un metanálisis con análisis realizados con participantes que presentaban prehipertensión/hipertensión, diabetes tipo 1 o 2, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, y encontraron conformidad de que los programas MBSR/MBCT permiten una disminución del estrés, depresión y ansiedad en estos enfermos.

A pesar de todo, los efectos en los parámetros físicos de la enfermedad no se han establecido, por lo que es necesario realizar investigaciones más sólidas para determinar la efectividad total de la operación.

Los resultados de otros metanálisis son igualmente alentadores en relación con el beneficio de las prácticas mente-cuerpo para los pacientes con enfermedad cardíaca, al mismo tiempo que confirman la necesidad de practicar estudios de más alta calidad (Younge y cols., 2014).

Insuficiencia cardíaca

La meditación produce la disminución de los niveles de norepinefrina y ayuda a mejorar la capacidad de ejercicio y los resultados obtenidos en pruebas, para determinar la calidad de vida en pacientes con insuficiencia cardíaca (Metin y cols., 2017). El MBSR puede mejorar la depresión que suele afectar a estos pacientes (Woltz y cols., 2012).

Tensión arterial

Canter y Ernst (2004), no encontraron pruebas suficientes de buena calidad, para poder concluir si la meditación trascendental tiene o no un efecto positivo acumulativo sobre la presión arterial.

Anderson y sus colaboradores (2008), años más tarde, observaron que la práctica regular de esta meditación podría tener el potencial de rebajar la presión sistólica y diastólica en aproximadamente 4,7 y 3,2 mmHg, respectivamente, que son cambios clínicamente muy significativos.

Recientemente, se ha comprobado que las operaciones basadas en el yoga en adultos con hipertensión pueden ser eficaces para reducir la presión arterial (Okonta, 2012; Hagins y cols., 2013).

Park y Han (2017), han concluido que la presión arterial disminuye con el hábito de la meditación y el yoga, y que este efecto varía en diferentes grupos de edad.

En definitiva, los resultados indican que estas prácticas son alternativas seguras en algunos casos, en cambio, se requieren más ensayos controlados rigurosos adicionales.

Síntomas vasomotores

No existe todavía suficiente información para utilizar metanálisis, que examinen el efecto del mindfulness en mujeres postmenopáusicas con síntomas vasomotores molestos, ya que no se encuentran efectos en los síntomas vasomotores o en la calidad de vida (Goldstein y cols., 2017).

¿Es eficaz el Mindfulness en las enfermedades que cursan con dolor?

Trastornos somatomorfos y síntomas somáticos no explicados

Hay un metanálisis que revisa trece estudios y confirma que el mindfulness es eficiente para disminuir el dolor, la gravedad de los síntomas, la ansiedad y depresión, ligados a los trastornos de somatización, de forma que puede mejorar la calidad de vida de los pacientes, todo ello con magnitudes del efecto pequeñas o medias (Lakhan y cols., 2013).

Por otra parte, algunos estudios, como el realizado por Van Ravesteijn y su equipo (2013), han mostrado la factibilidad del programa MBCT para mejorar de manera significativa el funcionamiento mental de pacientes de atención primaria con síntomas persistentes y sin explicación médica.

Dolor crónico

Chiesa y Serretti (2011), no encontraron evidencia suficiente para confirmar la magnitud de los efectos de intervenciones basadas en el mindfulness, en pacientes con dolor crónico.

En cambio, distintos investigadores sugerían que las operaciones basadas en el mindfulness reducen la intensidad del dolor en pacientes con dolor crónico (Reiner y cols., 2013).

Veehof y sus colaboradores (2011), analizaron veintidós estudios sobre el tratamiento del dolor crónico y obtuvieron tamaños del efecto pequeños o medianos en la salud física y mental de los pacientes con dolor crónico, tanto en el caso de las terapias de mindfulness y terapias de aceptación y compromiso, como en el caso de las TCC.

Dado el creciente número de estudios realizados sobre el tema, estos escritores realizaron una nueva revisión en la que encontraron tamaños del efecto que variaron desde pequeños (en la mayoría de las variables), hasta moderados (en las variables de ansiedad), y en la interferencia del dolor).

Aparte de esto, observaron que la terapia de aceptación y compromiso dio muestras de efectos significativamente más altos en la presión y en la ansiedad que el MBSR y la MBCT.

Las terapias de aceptación y las intervenciones de mindfulness no son superiores a los TCC en el tratamiento del dolor, pero puede ser muy buenas opciones.

El estudio de Rosenzweig y su equipo (2010), demostró que los efectos del programa MBSR sobre el dolor, la calidad de vida y el bienestar psicológico de los pacientes, varían en función del cumplimiento con el ejercicio de meditación en el hogar y de la condición de dolor crónico (los pacientes con artritis mostraron mayores mejoras en la calidad de vida y la reducción del malestar psicológico, mientras que los pacientes con migraña experimentaron la mejora más pequeña en la calidad de vida y en el dolor).

Investigaciones de los últimos años que abordan esta sintomatología, son de una calidad metodológica alta y nos enseñan una fuerte evidencia de pequeñas mejoras en la función física autorreportada, después de intervenciones basadas en el mindfulness (Jackson y cols., 2017).

Asimismo, muestran un efecto destacado en los aspectos psicológicos del dolor crónico, en la mejora de la depresión asociada y en la calidad de vida (Hilton y cols., 2016; Ball y cols., 2017).

Para terminar, debemos destacar que las operaciones basadas en el mindfulness constituyen un enfoque prometedor para hacer frente a los síntomas relacionados con las enfermedades con dolor crónico en adolescentes (Kohut y cols., 2017).

Dolor lumbar

El MBSR está ligado con efectos a corto plazo sobre la intensidad del dolor y el funcionamiento físico de personas con dolor lumbar (Anheyer y cols., 2017). Existen también pruebas limitadas de que puede mejorar la aceptación de este dolor (Cramer y cols., 2012).

Fibromialgia

Los pacientes con fibromialgia experimentan síntomas que pueden suavizarse mediante ejercicios de mindfulness, con las que además se consiguen resultados elevados en la subescala de observación del FFMQ (Jones y cols., 2015).

Los efectos de los tratamientos psicológicos para la fibromialgia, entre los que se incluye el mindfulness, son relativamente pequeños pero robustos y comparables a los reportados para otros tratamientos de dolor y medicamentos usados para este trastorno (Glombiewski y cols., 2010).

En concreto, el trabajo de metanálisis realizado por Lauche y su equipo (2013), verifica que el MBSR puede ser un enfoque muy útil para los pacientes con fibromialgia; no obstante, se requieren estudios controlados aleatorizados de alta calidad adicionales para un juicio concluyente de sus efectos.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta técnica milenaria.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/07/es-eficiente-el-mindfulness-en-las-enfermedades-cardiovasculares-y-las-que-cursan-con-dolor/feed/ 0
¿Podemos considerar eficiente el Mindfulness en trastornos psicológicos y en el cáncer? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/01/podemos-considerar-eficiente-el-mindfulness-en-trastornos-psicologicos-y-en-el-cancer/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/01/podemos-considerar-eficiente-el-mindfulness-en-trastornos-psicologicos-y-en-el-cancer/#respond Tue, 01 Sep 2020 16:39:59 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=8999 Abuso de sustancias

Hay una relación inversa fuerte entre el Mindfulness y las conductas de abuso de sustancias, siendo más sólida:

  • Para el abuso de alcohol y tabaco en comparación con la marihuana.
  • Para conductas problemáticas en comparación con las no problemáticas de consumo de sustancias (Karyadi y cols., 2014).

Se han editado tres revisiones sistemáticas que corroboran los aspectos positivos del tratamiento de atención plena en problemas de abuso de sustancias (Chiesa y Serretti, 2014; Katz y Toner, 2013; Zgierska y cols. 2009).

Por lo tanto, se confirma la eficacia del mindfulness en trastornos psicológicos y en el cáncer.

Destaca el reciente metanálisis realizado por Li y su equipo (2017), que nos enseña que estas operaciones tienen efectos significativos para rebajar la frecuencia y la gravedad de la utilización indebida de sustancias, la intensidad del anhelo de sustancias psicoactivas y la elevada gravedad del estrés, aparte de aumentar las tasas de abstinencia de fumar cigarrillos.

Asimismo, destaca el metanálisis utilizado por Grant y sus colaboradores (2017), determinando que la operación de MBRP origina pequeños efectos sobre la abstinencia, el ansia y las consecuencias negativas en el trastorno.

En concreto, la literatura defiende las terapias con meditación como terapias eficientes para ayudar a dejar de fumar (Carim-Todd y cols., 2013).

Pero los resultados de la operación con el mindfulness no difieren de los grupos de comparación para dejar de fumar, aunque los resultados son muy flojos para poderlos generalizar (Maglione y cols., 2017).

Centro Mindfulness Madrid te enseña todo sobre la meditación.

Trastornos de personalidad

La mayor parte de las pruebas disponibles se centran en el trastorno límite de personalidad, TLP, resaltándose las asociaciones entre el ejercicio del mindfulness y la reducción de los síntomas psiquiátricos y clínicos, así como el descenso de la reactividad emocional y la impulsividad en este trastorno (Sng y Janca, 2016).

El ejercicio de la atención plena es un componente central de la terapia dialéctica conductual, que es el tratamiento con la mayor cantidad de apoyo empírico a día de hoy, para los trastornos límites de personalidad (Stoffers y cols., 2012).

Alteraciones del desarrollo

Las investigaciones de intervención de mindfulness verifican la eficacia de la terapia para personas con alteraciones del desarrollo, ya que merma sus alteraciones conductuales y sus síntomas psicológicos.

La mayor parte de estas intervenciones son de larga duración (Hwang y Kearney, 2012).

Se ha revisado la utilidad de las operaciones basadas en el mindfulness en cuidadores profesionales de personas con discapacidades intelectuales o del desarrollo, y se nota en ellos beneficios a corto plazo en el manejo del estrés y la angustia psicológica (Donnchadha, 2017).

Psicosis

Los ejercicios del mindfulness dirigidos a la psicosis están creciendo de manera rápida y se han implementado en diversos grupos de pacientes.

Dos revisiones sistemáticas han encontrado que estas intervenciones son totalmente útiles para la reducción de la angustia y las tasas de hospitalización y para elevar la autoeficacia en pacientes con trastornos psicóticos (Davis y Kurzban, 2012; Helgason y Sarris, 2013).

Las intervenciones de atención plena son muy efectivas en el tratamiento de los síntomas negativos y útiles como complemento de la farmacoterapia, pese a que se requiere más investigación para identificar los elementos más efectivos de estas intervenciones (Khoury y cols., 2013).

Un reciente metanálisis determina que las intervenciones de la tercera generación muestran efectos beneficiosos sobre los síntomas en personas con trastornos psicóticos (Louise y cols., 2017).

Estas operaciones se pueden utilizar de forma segura en personas con psicosis y cuentan con una serie de beneficios terapéuticos en comparación con otros ejercicios (Aust y Bradshaw, 2016).

Insomnio

La meditación ayuda a mejorar varios parámetros del sueño en pacientes con insomnio, sirviendo como un tratamiento auxiliar a la medicación para las quejas del sueño (Gong y cols., 2016).

Una práctica más fuerte de las técnicas de mindfulness está ligada con una mejoría en el sueño y el programa MBSR produce una reducción en los procesos cognitivos que interfieren con el sueño (Winbush y cols., 2007).

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Un metanálisis nos enseña que existen diversos beneficios del mindfulness en la rebaja de los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), (Cairncross y Miller, 2016).

Diferentes trabajos muestran que la función ejecutiva mejora en adultos y en adolescentes con TDAH tras operaciones de mindfulness (Zylowska y cols., 2008); Mitchell y cols., 2015).

En cambio, no se pueden ofrecer resultados definitivos con respecto al servicio de las intervenciones basadas en la meditación para niños con TDAH o padres, ya que la calidad metodológica de los estudios es baja (Evans y cols., 2017).

Discapacidad intelectual

En este trastorno existe una amplia evidencia del provecho del mindfulness para su manejo (Chapman y cols., 2013; Harper y cols., 2013).

¿Es competente el Mindfulness en el tratamiento del cáncer?

  • Oncología general

Smith y su equipo (2005), revisaron la eficiencia del MBSR en la enfermedad del cáncer, encontrando mejoras en el estado de ánimo, la reducción del estrés y el insomnio, que incrementaban con el ejercicio del mindfulness.

Rush y Sharma (2016), sobresalieron el efecto de este programa sobre los niveles de estrés en los pacientes.

Ott y sus colaboradores (2006), mostraron los beneficios de las operaciones basadas en el mindfulness, sobre el funcionamiento psicológico, la rebaja de los síntomas de estrés y la adaptación y bienestar en pacientes ambulatorios con cáncer de mama y de próstata.

La revisión de Shennan y su equipo (2011), verifica que estas revisiones, pese a las limitaciones metodológicas de los ensayos, constituye al mindfulness como un ejercicio muy valioso para estos pacientes.

Ledesma y Kumano (2009), investigaron el efecto del mindfulness sobre la salud psicológica y física de pacientes con neoplasia de mama, (a excepción de un estudio que se desarrolló con cáncer de próstata).

Los resultados verificaron que las intervenciones de mindfulness mejoraban de manera moderada la salud psicológica en pacientes oncológicos (efecto de Cohen d=0,48), pero apenas tenían efecto en la salud física de estos pacientes (d=0,18).

Piet y su equipo (2012), analizaron la eficiencia de las operaciones fundamentadas en el mindfulness sobre los síntomas de ansiedad y depresión, en pacientes adultos con cáncer, y vieron un efecto comedido para la ansiedad y depresión en ensayos no controlados.

En los controlados, el efecto fue mejor para la ansiedad, pero se mantuvo para la depresión.

También debemos destacar el hecho de que las operaciones basadas en el mindfulness pueden equilibrar los mecanismos de neuroinflamación, aunque es necesaria una mayor investigación sobre el tema (Sanada y cols., 2017).

  • Cáncer de mama

Hablamos ahora del cáncer de mama, que ha sido estudiado de forma amplia con resultados muy prometedores.

El programa MBSR y MBCT resultan superiores respecto al cuidado usual en la reducción de los niveles de depresión y ansiedad de estas pacientes, ya que se han encontrado indicios de su beneficio para mejorar su salud psicológica (Cramer y cols., 2012).

Otros estudios también confirman que el programa MBSR muestra un tamaño de efecto positivo de moderado a grande en la salud mental de las pacientes con cáncer de mama (Zainal y cols., 2013), y un efecto positivo en la función psicológica y la calidad de vida, pudiendo firmar parte del proceso de rehabilitación de la enfermedad (Huang y cols., 2015). En definitiva, los datos en la actualidad advierten que las operaciones basadas en el mindfulness son muy eficaces, prometedoras y seguras para pacientes con cáncer de mama; aun así, es necesario diseñar estudios controlados aleatorizados con tamaños de muestra amplios, que permitan determinar estas estimaciones preliminares de efectividad.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/09/01/podemos-considerar-eficiente-el-mindfulness-en-trastornos-psicologicos-y-en-el-cancer/feed/ 0
¿Consideramos eficiente el Mindfulness en el tratamiento de la obesidad y de otros trastornos de la alimentación y psicológicos? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/08/25/consideramos-eficiente-el-mindfulness-en-el-tratamiento-de-la-obesidad-y-de-otros-trastornos-de-la-alimentacion-y-psicologicos/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/08/25/consideramos-eficiente-el-mindfulness-en-el-tratamiento-de-la-obesidad-y-de-otros-trastornos-de-la-alimentacion-y-psicologicos/#respond Tue, 25 Aug 2020 10:50:43 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=8944 -Basado en el libro “¿Qué sabemos del Mindfulness?”, de Javier García Campayo y Marcelo Demarzo

Obesidad

La obesidad, según la OMS, resulta de un balance de energía inapropiado entre el consumo y el gasto de energía.

Los estados afectivos negativos, como el estrés agudo y el estado de ánimo depresivo, se han ligado a un impulso más fuerte para comer, que lleva a un aumento elevado y excesivo de peso y a la obesidad.

El trastorno del atracón es el desorden alimentario más habitual en personas con sobrepeso y obesidad, caracterizado por episodios recurrentes y persistentes de alimentación incontrolada y desinhibida, sostenida por angustia psicológica sin ningún comportamiento que compense.

A día de hoy, la terapia cognitiva conductual (TCC), ha sido utilizada para los trastornos y malos hábitos de conducta alimentaria, aplicando protocolos basados en la autoayuda orientada y en versiones transdiagnósticas, considerados tratamientos de primera línea para el trastorno de atracón.

  • La TCC logra unas tasas de remisión de entre el 40 y el 60% en los trastornos de conducta alimentaria (Grilo y cols., 2011), pero no se considera eficiente en la pérdida de peso (Wilson y cols., 2007), ya que a menudo es un problema importante en este tipo de población.
  • La obligación de mejorar los resultados del tratamiento ha inspirado múltiples intervenciones fundamentadas en el mindfulness.
  • La razón para utilizar el mindfulness en el tratamiento de los trastornos alimentarios, incluye la importancia de gestionar la consciencia de las experiencias internas (emociones, sensaciones físicas), facilitando la autoaceptación, la flexibilidad cognitiva, el perdón y la compasión, ayudando a mejorar la capacidad de manejar de manera adaptativa las emociones (Kristeller y cols., 2011).
  • La respuesta del cuerpo ante el estrés biológico se ha relacionado con una más alta sensación de hambre y preferencia por alimentos altos en azúcares y grasas, y destitución de grasa abdominal.
  • Dos metanálisis (Ruffault y cols., 2017); Godfrey y cols., 2015), y una revisión sistemática (Katterman y cols., 2014), no demuestran la conjetura de que el entrenamiento de atención plena tendrá un efecto sobre el índice de masa corporal en un período de hasta tres meses posteriores al tratamiento.
  • En cambio, un gran número de ensayos apoyan que el entrenamiento de atención plena rebaja la alimentación impulsiva y eleva los niveles de actividad física en adultos con sobrepeso y obesidad.
  • En definitiva, el mindfulness no logra demostrar de forma consistente una pérdida de peso estadística ni clínicamente significativa, pero las intervenciones fundamentadas en el mindfulness pueden ser física y psicológicamente beneficiosas para los adultos con sobrepeso y obesidad.
  • Nuestro equipo de investigación ha desarrollado programas de intervención con mindful eating que se pueden aplicar a esta población, pero también a personas sanas (García Campayo y cols., 2017).
  • También es interesante detallar que las operaciones electrónicas basadas en el mindfulness a través de diversos dispositivos, son efectivas en conductas relacionadas con el peso (Lyzwinski y cols., 2017).

Trastorno del atracón y alimentación emocional

En estas zonas, la meditación mindfulness ayuda a disminuir de manera eficaz los atracones y la alimentación emocional (Katterman y cols., 2014). Esto se ampara con tamaños grandes-medianos, con esta intervención (Godfrey y cols., 2015).

En concreto, los resultados sugieren que el entrenamiento de mindfulness permite una rebaja media en la frecuencia de los sucesos de atracones, de forma que la persona pasa de dieciocho sucesos al inicio a cinco tras la intervención durante un período de veintiocho días (Masson y cols., 2016).

Diferentes trastornos de la alimentación

La revisión sistemática realizada por Lyzwinski y su equipo (2017), pone de relieve que, aunque los estudios encuentren grandes mejoras en los tratamientos de tercera generación, y aplicadas en zonas con trastornos de alimentación, su eficiencia no es superior a las comparaciones activas en general ni a la TCC.

Esto sugiere que, hasta que estos tratamientos no demuestren su eficiencia para determinados subgrupos de trastornos alimentarios en estudios controlados aleatorizados, la TCC debe mantener su estado como el planteamiento recomendado para la bulimia nerviosa y el trastorno del atracón, así como la psicoterapia interpersonal para el tratamiento de la anorexia nerviosa en adultos.

Existe una evidencia inicial que fundamenta la efectividad de las operaciones basadas en el mindfulness para el tratamiento de los trastornos alimentarios (Wanden-Berghe y cols., 2010). A pesar de todo y como se deriva de las revisiones y metanálisis presentados, es necesario continuar analizando y estudiando.

¿Es eficiente el mindfulness en otros trastornos psicológicos?

Abuso de sustancias

Existe una relación inversa fuerte entre el mindfulness y las conductas de abuso de sustancias siendo más sólida:

  • Para el consumo de alcohol y tabaco en comparación con la marihuana.
  • Para conductas problemáticas en comparación con las no problemáticas de abuso de sustancias (Karyadi y cols., 2014).

Destaca un reciente metanálisis realizado por Li y su equipo (2017), que muestra que estas operaciones tienen efectos significativos para rebajar la frecuencia y la gravedad del uso indebido de sustancias, la intensidad del anhelo de sustancias psicoactivas y la gravedad del estrés, aparte de elevar las tasas de abstinencia de fumar cigarrillos.

Asimismo, destaca el metanálisis producido por Grant y su equipo (2017), con la conclusión de que la operación de MBRP origina pequeños efectos sobre la abstinencia, el ansia y las consecuencias negativas en el trastorno.

En concreto, la literatura respalda las terapias con meditación como terapias eficientes para ayudar a dejar de fumar (Carim-Todd y cols., 2013).

Los resultados de la intervención con el mindfulness no difieren de los grupos de comparación para dejar de fumar, aunque los resultados son muy flojos para poder generalizar (Maglione y cols., 2017).

Trastornos de personalidad

La mayor parte de la certeza disponible la centramos en el trastorno límite de personalidad, resaltando las asociaciones entre la práctica del mindfulness y la reducción de los síntomas psiquiátricos y clínicos, así como la reducción de la reactividad emocional y la impulsividad en este trastorno (Sng y Janca, 2016).

El entrenamiento de la atención plena es un componente central de la terapia dialéctica conductual, ya que es el tratamiento con mayor cantidad de apoyo empírico hasta la fecha para los trastornos límites de personalidad (Stoffers y cols., 2012).

Alteraciones del desarrollo

Las investigaciones de operación de mindfulness demuestran la eficacia de la terapia para personas con alteraciones del desarrollo porque aminora sus alteraciones conductuales y sus síntomas psicológicos. La mayoría de estas intervenciones son de muy larga duración (Hwang y Kearney, 2012).

Aparte de esto, se ha revisado la utilidad de las intervenciones basadas en el mindfulness en cuidadores profesionales, que atienden a personas con discapacidades intelectuales o del desarrollo, y se han observado en ellos beneficios a corto plazo en la gestión del estrés y la angustia psicológica (Donnchadha, 2017).

Psicosis

Las operaciones del mindfulness dirigidas a la psicosis están aumentando y se han implementado en diversos grupos de pacientes. Dos revisiones sistemáticas han encontrado que estas operaciones son complementos útiles para la disminución de la angustia y las tasas de hospitalización y para el aumento de la autoeficacia en pacientes con trastornos psicóticos (David y Kurzban, 2012); Helgason y Sarris, 2013).

Las intervenciones de atención plena son efectivas de manera moderada en el tratamiento de los síntomas negativos y pueden ser eficaces como complemento de la farmacoterapia, pese a que se requieren más estudios para identificar los elementos más efectivos de estas intervenciones (Khoury y cols., 2013).

Un reciente metanálisis determina que las intervenciones de la tercera generación nos enseñan efectos muy beneficiosos sobre los síntomas en personas con trastornos psicóticos (Louise y cols., 2017).

Estas operaciones se pueden utilizar de forma segura en pacientes con psicosis y poseen una serie de beneficios terapéuticos en comparación con otras intervenciones (Aust y Bradshaw, 2016).

Insomnio

La meditación puede mejorar de manera leve algunos parámetros del sueño en pacientes con insomnio y sirve como un tratamiento auxiliar a la medicación para las quejas del sueño (Gong y cols., 2016).

Una práctica más intensa de las técnicas de mindfulness está ligada con una mejoría en el sueño y el programa MBSR origina una reducción en los procesos cognitivos que interfieren con el sueño (Winbush y cols., 2017).

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Un metanálisis muestra que existen posibles beneficios del mindfulness en la disminución de los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) (Cairncross y Miller, 2016).

Algunos ensayos muestran que la función ejecutiva mejora en adultos y en adolescentes con TDAH tras intervenciones de mindfulness (Zylowaka y cols., 2008; Mitchell y cols., 2015).

A pesar de todo, no se pueden ofrecer conclusiones definitivas con respecto al provecho de las intervenciones basadas en la meditación para niños con TDAH y/o padres, porque la calidad metodológica de los estudios es baja (Evans y cols., 2017).

Discapacidad intelectual

En esta alteración existe también una amplia convicción de la utilidad del mindfulness para su manejo (Chapman y cols., 2013; Harper y cols., 2013).

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre la práctica de esta técnica.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/08/25/consideramos-eficiente-el-mindfulness-en-el-tratamiento-de-la-obesidad-y-de-otros-trastornos-de-la-alimentacion-y-psicologicos/feed/ 0
¿Es eficaz el Mindfulness en las enfermedades y la ansiedad? https://centromindfulnessmadrid.com/2020/07/27/es-eficaz-el-mindfulness-en-las-enfermedades-y-la-ansiedad/ https://centromindfulnessmadrid.com/2020/07/27/es-eficaz-el-mindfulness-en-las-enfermedades-y-la-ansiedad/#respond Mon, 27 Jul 2020 10:11:58 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=8857 Depresión

Para saber si el Mindfulness es eficaz en las enfermedades y la ansiedad, debemos conocerlo bien. La terapia fundamentada en el Mindfulness es una intervención muy prometedora para solucionar los problemas del estado de ánimo en poblaciones clínicas (magnitud del efecto=0,95), (Hofmann y cols., 2010).

Las personas diagnosticadas de depresión responden bien al ejercicio en mindfulness y logran un efecto significativo en la mejoría de sus síntomas, con y sin otras comorbilidades médicas (D`Silva y cols., 2012).

La evidencia de que el MBSR puede ayudar a mejorar la depresión asociada a pacientes con insuficiencia cardíaca es fuerte (Woltz y cols., 2012).

  • Para los pacientes con tres o más episodios depresivos previos, la MBCT tiene un beneficio añadido en comparación con el tratamiento usual (Coelho y cols., 2007), también en la depresión mayor (Chiesa y Serretti, 2011).
  • La MBCT ayuda a prevenir la recaída depresiva en pacientes con trastorno depresivo mayor recurrente (Piet y Hougaard, 2011).
  • Cuando esta terapia se usa en personas que notan episodios agudos de depresión, proporciona beneficios muy significativos para rebajar la gravedad de los síntomas primarios, produciendo resultados similares a la terapia cognitivo-conductual (Franca y Milbourn, 2015).
  • La terapia es más eficiente que el tratamiento sostenido con medicación antidepresiva, que ayuda a reducir los síntomas depresivos residuales y la compatibilidad psiquiátrica, y mejora la calidad de vida en los dominios físicos y psicológicos; además, sin que incremente el coste promedio anual (Kuyken y cols, 2008).
  • En decir, se recomiendan las operaciones basadas en el mindfulness y, en concreto, la MBCT, para tratar los síntomas primarios en personas con trastorno depresivo (Strauss y cols., 2014), y para prevenir las recaídas (Fjorback y cols., 2011), existiendo también una base sólida para su uso en la depresión de ancianos (Kishita y cols., 2016).

Trastorno bipolar

La MBCT es un tratamiento muy prometedor en el trastorno bipolar junto con farmacoterapia.

Origina grandes mejorías en el funcionamiento cognitivo y la regulación emocional, rebaja los síntomas de depresión y ansiedad y los síntomas de la manía.

Estas mejorías se mantienen a los doce meses de seguimiento, cuando se practica mindfulness durante al menos tres días a la semana o se incluyen sesiones de refuerzo (Bojic y Becerra, 2017).

Existen también efectos significativos y beneficiosos sobre los síntomas depresivos y de ansiedad en los pacientes con este trastorno (Chu y cols., 2017).

Ansiedad

Las investigaciones iniciales se realizaron con muestras pequeñas y eran metodológicamente flojos por lo que no permitían tener conclusiones sobre la efectividad del mindfulness en concreto y de la meditación en general para los trastornos de ansiedad (Krisanaprakornkit y cols., 2006).

En cambio, los análisis posteriores han permitido determinar que la terapia basada en el mindfulness es una intervención prometedora para tratar la ansiedad en poblaciones clínicas (magnitud del efecto=0,97), (Hofmann y cols., 2010).

Conforme el mindfulness se ha visto ligado a la terapia de aceptación y compromiso (ACT), en el tratamiento de estos trastornos, estas intervenciones han logrado obtener reducciones fuertes y sustanciales de los síntomas de ansiedad y síntomas depresivos comórbidos; pero se necesitan más investigaciones para verificar su eficiencia y su lugar en la práctica clínica (Vollestad y cols., 2012).

Relacionado con el estrés, se ha notado que la meditación lleva a la disminución de los marcadores fisiológicos de estrés en una variedad de poblaciones (Pascoe y cols., 2017).

En cuanto a la ansiedad social, tanto el mindfulness como la terapia de aceptación y compromiso, tienen beneficios muy significativos para rebajar la sintomatología, aunque se requiere de un mayor número de análisis (Norton y cols., 2014).

En el trastorno obsesivo compulsivo, la terapia de aceptación y compromiso, logra resultados igual de efectivos que los tratamientos usuales recomendados, como la terapia cognitivo conductual (TCC), (Bluett y cols., 2014).

De esta manera, hay señales de que la terapia fundamentada en la atención plena, es prometedora como una operación para el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo; en cambio, las conclusiones sacadas están limitadas por los diseños usados en los estudios y es necesaria una mayor investigación (Hale y cols., 2012).

  • En cuanto al trastorno de estrés postraumático (TEPT), hay evidencia preliminar para utilizar el mindfulness en su tratamiento, a pesar de que se requieren investigaciones más robustas (Banks y cols., 2015).
  • Diferentes trabajos reafirman la eficiencia del mindfulness y de la meditación en general para abordar el TEPT y los síntomas de depresión (Hilton y cols., 2016; Wahbeh y cols., 2014; Kim y cols., 2013).
  • El reciente análisis llevado a cabo por Boyd y sus colaboradores (2017), demuestra que a nivel neurobiológico el mindfulness restauraría la conectividad entre la red cerebral por defecto y las redes, ejecutiva central y de saliencia.
  • Para finalizar, es importante destacar que se ha planteado la utilización de las intervenciones basadas en el mindfulness para el tratamiento del trauma sexual en militares, un trastorno que afecta al 22% de las mujeres militares y al 1% de los hombres (Gallegos y cols., 2015).

Y, en referencia a la hipocondriasis (ansiedad por la salud), hay un estudio controlado aleatorizado (McManus y cols., 2012), que corrobora que la MBCT, asociada al tratamiento normal, es más efectiva que el tratamiento habitual exclusivamente.

Ayuda a disminuir la hipocondriasis de forma moderada (magnitud del efecto=0,48), tanto en el postratamiento inmediato como al año de seguimiento.

El cambio está mediado por el aumento en los niveles del mindfulness.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta práctica que ayuda a rebajar el estrés y la ansiedad.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2020/07/27/es-eficaz-el-mindfulness-en-las-enfermedades-y-la-ansiedad/feed/ 0