Centro Mindfulness Madrid https://centromindfulnessmadrid.com Mon, 26 Jul 2021 09:52:29 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.5.5 https://centromindfulnessmadrid.com/wp-content/uploads/2016/10/cropped-centro-mindfulness-favicon-32x32.png Centro Mindfulness Madrid https://centromindfulnessmadrid.com 32 32 Mindfulness e investigación psicológica positivista https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/26/mindfulness-e-investigacion-psicologica-positivista/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/26/mindfulness-e-investigacion-psicologica-positivista/#respond Mon, 26 Jul 2021 09:52:26 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10254 Introducción al Mindfulness e investigación psicológica positivista

En las sociedades occidentales se están introduciendo técnicas de meditación orientales encauzadas a mejorar la salud y la calidad de vida, en sectores como la medicina y la psicología clínica, la educación o la empresa.

En concreto, la psicología utiliza el término mindfulness (MF), para referirse a diversas prácticas de meditación budistas, incorporadas a programas y a técnicas de diferente, dentro de lo que se llaman terapias de tercera generación (Ruiz y Callejón, 2014).

La meditación y la práctica de la atención plena son habituales en vías espirituales como el hinduismo, el tantra o el taoísmo, pero ha sido el budismo el que ha producido un método estimulante para el interés de los científicos occidentales (Cebolla y Campos, 2016). Mindfulness, término en inglés para la palabra Sati, es traducido al español como atención o consciencia plena.

Mindfulness es un estado de consciencia pura, no conceptual ni verbal, libre de los filtros y del análisis del pensamiento, ligado a la contemplación y a la exploración de la experiencia directa en el presente (Kabat-Zinn, 2009; Siegel, 2010).

Mindfulness hace referencia a vivir con plenitud el momento presente, mantener la atención plena en aquello que estamos experimentando sin atender al flujo de pensamiento ordinario que de manera constante surge en nuestra mente.

Vivir con atención plena supone estar en el presente con toda nuestra consciencia, con nuestros sentidos, con presencia (Kabat-Zinn, 2009). Mindfulness se ha incorporado a la psicología como una técnica que permite gestionar de forma eficaz algunos procesos mentales relacionados con diversos trastornos psicológicos (Bishop et al., 2004; Hervás, Cebolla y Soler, 2016), lo cual ha generado una gran cantidad de investigaciones que señalan su eficiencia en problemas como la ansiedad, el déficit de atención, la depresión, el dolor crónico o el estrés.

La práctica de la atención plena fusionada con el fomento de la amabilidad la compasión y la gratitud, se refuerzan mutuamente y conducen hacia resultados positivos sobre el bienestar y la felicidad, entendidos como un estado profundo de serenidad y plenitud mantenido en el tiempo, que nos permite tramitar mejor los diferentes estados emocionales.

Pero la mayor parte de estos estudios son de carácter positivista y se enfrentan a la contradicción de estudiar un fenómeno no conceptual y no dualista, como es Mindfulness, usando métodos basados en una visión dualista del mundo y a través de técnicas de medición estandarizada.

Es posible que esta práctica milenaria se esté convirtiendo fuertemente en un ejercicio situado en una operación psicológica (Mañas, 2009), en un filón para la investigación positivista o en una práctica de moda que desatiende sus bases morales originales (Hyland, 2017).

¿Qué es Mindfulness?

Las principales tradiciones espirituales orientales no conciben el mundo y la vida desde una perspectiva materialista, sino que, la esencia de la realidad es una cualidad inmaterial y espiritual.

La mente común tiene un flujo constante de pensamientos, emociones y sensaciones físicas; es ese estado mental que tiene una consciencia de discriminación y sentido de la dualidad.

En ese nivel de consciencia, creamos un sentido de la identidad basado en lo que pensamos y sentimos, produciendo una imagen sobre nosotros mismos: el ego.

La identificación con el ego crea un marco de referencia a partir del cual notamos y entendemos la realidad; el ego funciona como un filtro de interpretación de las experiencias, de una manera automática, porque es inconsciente (Miró, 2006).

Es un estado de sueño que crea un fuerte sentido de la individualidad y de separación dualista del mundo, y una percepción automática e insensibilizada del mundo fenomenológico, consecuencia de la falta de atención hacia el sentir y hacia todo lo que nos rodea, Taylor (2018).

La naturaleza de la mente no se limita a nuestra mente, sino que es la naturaleza de todo y una fuente de comprensión en sí misma.

En ocasiones, tenemos experiencias que nos acercan a la naturaleza de la mente, quizás inspiradas por alguna composición musical que nos induce a la exaltación, por la serena felicidad que experimentamos en la naturaleza o por la situación más ordinaria de la vida diaria, (Sogyal-Rimpoché, 1996).

En cambio, rara vez accedemos a la naturaleza de la mente, puesto que nuestra vida cotidiana se desarrolla en un continuo e inconsciente proceder, en comportamientos automáticos dentro del constante juego mental entre el pasado y el futuro que nos impide el acceso al presente.

La atención plena nos pone en contacto con la naturaleza de la mente de manera directa, sin análisis o interpretaciones. Por esto, mindfulness es la base fundamental de la psicología budista.

La práctica de la atención plena nos puede permitir liberarnos del sufrimiento originado por la interacción automática de pensamientos y emociones, para acceder a otros niveles de consciencia de la realidad e integrar la meditación en la acción, en la vida del día a día (Kabat-Zinn, 2009).

Aquí es donde la práctica de MF va unida a sus fundamentos políticos y éticos.

La base de una vida ética y moral consciente incluye la generosidad, amabilidad, confiabilidad, empatía, compasión, gratitud, inclusión, ecuanimidad, todas ellas cualidades de la mente y del corazón que amplían las posibilidades de bienestar para uno mismo, y tienen efectos beneficiosos sobre el mundo (Alvear, 2015; Cebolla et al., 2017; Hyland, 2017). De esta manera, la práctica de MF nos ayuda a superar el estado de la mente caótico, confuso e indisciplinado y, así, poder aliviar el sufrimiento y mejorar la convivencia.

Bajo un punto de vista científico, el estado de mindfulness o de consciencia plena es el estado mental que emerge cuando se enfoca intencionalmente la atención hacia un soporte específico, o abriendo la atención hacia los estímulos que proceden del exterior o de nuestro interior (Kaliman, 2017), mientras se observan sin apego los pensamientos, sensaciones físicas y emociones que surgen en el momento (Vago y Silberswig, 2012).

Por esto, MF implica una apertura mental a la experiencia (Bishop et al., 2004; Siegel, 2010) sin juicios ni valoraciones. Es decir, observar sin juzgar lo que está sucediendo, sin interponer el filtro de las propias creencias (Kabat-Zinn, 2003; Miró, 2006). Para ello, es necesario la aceptación de la experiencia tal cual se produce.

El estado de consciencia plena es imparcial, ni nos aferramos ni rechazamos lo que sucede, ni comparamos, ni proyectamos. Dejamos pasar pensamientos y emociones, en una acción de soltar (Kabat-Zinn, 2003), de liberarnos de los mismos llevando el foco de atención a nuestras sensaciones físicas.

Nos mantenemos en el instante con humildad y curiosidad, con la mente de un principiante (Kabat-Zinn, 2003, 2009), pues cada momento es diferente al anterior.

El estado de MF nos conecta con el presente, se da en el aquí y el ahora (Bishop et al., 2004), dejando pasar pensamientos sobre el pasado (rumiaciones), o sobre el futuro (expectativas, temores, deseos).

Desde el punto de vista neurocientífico, mindfulness conlleva la disolución de las influencias del aprendizaje previo sobre la experiencia presente (Siegel, 2010).

La información del presente, del aquí y el ahora, es mucho más amplia y rica que nuestra capacidad de procesarla de arriba abajo.

El estado de consciencia plena implica un contacto directo con la realidad más allá del dualismo observador-observado, pues toda interpretación, análisis o construcción de significados origina la desambiguación de la realidad (Weimer, 1977).

Mindfulness es un estado que, a través de su práctica, puede mantenerse en el tiempo incorporándose a nuestro ser como un rasgo; es decir, la disciplina y la perseverancia en la práctica nos permiten conseguir y mantener un estado de “fluir atencional” de forma natural en el que se requiere menos esfuerzo, (Ricard y Singer, 2018).

Así, la práctica o técnica meditativa que no incluye sus fundamentos morales y sus consecuencias hacia la acción política constructiva en el mundo, no es verdaderamente mindfulness.

Investigación positivista en psicología sobre Mindfulness

Las sociedades occidentales mantienen el materialismo como sistema de creencias de superioridad, por lo que la realidad primaria del universo es la materia y todo tiene origen físico pudiéndose explicar en términos físicos (Taylor, 2018); no existe nada inmaterial ni metafísico.

De esta manera, la cosmovisión científica materialista se basa en el positivismo, el dualismo, el determinismo y el objetivismo, siendo la principal fuente de legitimación del conocimiento y la verdad (Lyotard, 2000).

Las publicaciones científicas siguen siendo en su mayoría de carácter cuantitativo (Hyland, 2017).

Desde el positivismo, el objetivo de la investigación cuantitativa es la confirmación de una hipótesis a través del logro de datos numéricos objetivos, con la intención de explicar un fenómeno y generalizar sus resultados, de modo que puedan extrapolarse a una población más amplia.

La investigación científica positivista “divide” los fenómenos en variables medibles que dan explicación de dicho fenómeno.

La ciencia positivista, es el cabecilla de la visión del mundo objetivizada, cosificada, medida, estructurada, planificada, controlada y orientada al futuro, esto es, al resultado (Spira, 2019; Taylor, 2018). Con esto, se entiende, se construye un conocimiento válido.

La investigación positivista se fundamenta en un marco definido en el que tratamos de introducir los objetos de estudio, una plantilla conceptual y técnica para explicar la vida.

Con esta perspectiva, si queremos estudiar mindfulness siendo fieles a su naturaleza primaria, la ciencia positivista nos da poco juego. Si la atención plena es un estado de consciencia no dual, no conceptual, centrado en la experiencia misma, sin expectativas ni objetivos ¿cómo la podemos definir, medir, manipular y valorarla?

Todo proceso científico de carácter positivista, es una reducción de la realidad hacia variables operativas que nos permitan cálculos y análisis estadísticos.

Esta investigación se centra en el estudio de variables que pueden haber sido influenciadas con la práctica.

Diversas investigaciones sobre la atención plena se han centrado en distintas formas de meditación, con características y diseños de las prácticas muy variadas, lo cual dificulta la integración de los resultados respecto a un mismo fenómeno (Lutz, Jha, Dunne y Saron, 2015).

La práctica superficial de MF, así como gran parte de los procesos de investigación positivista, descuidan sus fundamentos éticos, o sea, las conexiones entre la atención plena que nos permite observar el funcionamiento de nuestra mente y los fundamentos de la moralidad (Hyland, 2017).

En la definición y operacionalización de MF no suele tenerse en cuenta la naturaleza y la progresión gradual de la estabilidad de la atención a través de la práctica.

Otro de los aspectos problemáticos de la investigación psicológica sobre la atención plena remite a los distintos resultados de la experiencia según sea la perspectiva de análisis, o sea, si es en primera, en segunda o en tercera persona.

De acuerdo con Davidson y Kaszniak, Mindfulness e investigación positivista, para una mejor comprensión de MF, es necesario integrar al menos métodos de análisis de primera y tercera persona; obtener medidas de la experiencia en primera persona y medidas en tercera persona de los procesos afectados por las variaciones en la experiencia, realizadas por un investigador sin relación previa con el sujeto.

Por otro parte, dada la variedad de posibles tradiciones, prácticas y procedimientos sobre MF incluidos en los estudios científicos (Chiesa y Malinowski, 2011), un aspecto muy crítico es la interpretación y la integración de sus resultados.

Concluyendo, hay un gran número de inconsistencias en el estudio positivista sobre MF respecto a su validez y fiabilidad, relativas a las propias prácticas y las maneras de operación, a los instrumentos de medición y al diseño de las investigaciones experimentales (v. Davidson y Kaszniak, 2015), que complican la comprensión de MF por parte de la psicología clínica ya que la filosofía subyacente es no dualista (Singh Sikh y Spence, 2016).

Conclusiones

El fenómeno mindfulness está recibiendo una gran atención en el sector científico-académico, y su técnica es aceptada como una eficaz práctica para mejorar los distintos trastornos psicológicos.

En su desarrollo científico, existe un predominio de las investigaciones de carácter positivista, que usan métodos racionalistas y técnicas de medición estandarizada.

Estas investigaciones presentan una visión limitada de mindfulness, al distanciarse de su naturaleza esencial no dualista, así como de sus bases morales e implicaciones políticas.

Pero existe una prevalencia de los estudios positivistas sobre la atención plena que se alejan de su naturaleza ontológica, y desatienden sus fundamentos morales e implicaciones políticas.

El alcance de la comprensión de la consciencia plena, son limitados y empobrecidos. El prototipo científico naturalista y los métodos cualitativos de investigación, así como la práctica de la meditación, son caminos que podrían acercarnos mejor a su profundidad espiritual, y ayudarnos a abrir nuestra perspectiva sobre la naturaleza de la realidad y del ser humano.

Una herramienta que puede aportar beneficios a las personas no puede tener una connotación negativa. En cambio, no estamos investigando realmente sobre mindfulness en toda su amplitud y profundidad, siendo fieles a su naturaleza esencial.

Hablamos de una Mindfulness e investigación positivista, concreta técnica terapéutica.

Consideramos fundamental definir esta técnica de una forma específica propia, así como detallar en qué consiste su práctica como medio terapéutico, tratando de superar la ambigüedad que supone su acrítica inclusión en el amplio abanico de la denominada atención plena.

En Centro Mindfulness Madrid, impartimos cursos, donde podrás aprender todo lo relacionado con esta técnica.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/26/mindfulness-e-investigacion-psicologica-positivista/feed/ 0
Revisión sistemática sobre el uso de mindfulness y compasión a personas en duelo https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/19/revision-sistematica-sobre-el-uso-de-mindfulness-y-compasion-a-personas-en-duelo/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/19/revision-sistematica-sobre-el-uso-de-mindfulness-y-compasion-a-personas-en-duelo/#respond Mon, 19 Jul 2021 10:37:44 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10241 El duelo

El duelo es una experiencia universal y humana. La Psicología ha tratado de formular conceptos que expliquen sus características más importantes, intentando dar todas las respuestas posibles. Se trata de un proceso difícil y multidimensional, influido por factores psicológicos, físicos, sociales y culturales.

Sabemos que existe un vacío en los programas de intervención que se usan en personas que sufren un duelo. Los enfoques de operación en duelo siempre tienen dos caminos, uno para las personas que están atravesando un duelo normal y otra más concreta, para personas que presentan un duelo difícil, donde no se resuelve con la misma naturalidad que un duelo normal y se alarga en el tiempo.

En estos últimos años se están llevando a cabo múltiples estudios y programas cuyo elemento común es mindfulness. Las operaciones de mindfulness o “conciencia plena”, son muy numerosas; se utiliza tanto en personas con problemas psicológicos como en individuos sanos que quieren disfrutar de una mejor salud mental.

Hay distintos programas de habilidades mindfulness, pero la mayoría de las investigaciones giran alrededor del MBSR (Mindfulness-Bassed Stress Reduction), MBCT (Mindfulness-Bassed Cognitive Therapy) y MSC (MIndful Self-Compassion).

En esta investigación se estudia una población en duelo y se la somete a una aplicación de habilidades mindfulness que consiste en una fusión de los programas MBCT y MSC.

El trabajo está dividido en cuatro partes. Las tres primeras tienen como finalidad repasar los contenidos teóricos y los estudios más importantes en el área de conocimiento de mindfulness, compasión y duelo. La última parte es propiamente la investigación y la propuesta del modelo MDC (Mindfulness, duelo y compasión). Se estudian las variables para duelo normal y complicado; ansiedad, depresión y estrés; mindfulness; compasión y felicidad.

Se han empleado las siguientes escalas: Inventario de Duelo Complicado (IDC), Escala de Depresión, Ansiedad y Estrés (DASS-21), Cuestionario de las Cinco Facetas de Mindfulness (FFMQ), Escala de Autocompasión (SCS), Escala de Satisfacción con la Vida (SWLS) y Escala de Felicidad Subjetiva (SHS).

Los resultados son muy esperanzadores, cabe resaltar que el programa MDC ha sido eficiente. Por esto, podría utilizarse como un componente psicoeducativo para ayudar a que las personas inmersas en un proceso de duelo admitan su situación de forma consciente y serena. A pesar de que el MDC se enmarca en las terapias de acompañamiento o asesoramiento psicológico, también puede utilizarse como una intervención, tal y como se pone de manifiesto en el presente estudio.

En su desarrollo normal, incluye manifestaciones cognitivas afectivas, fisiológicas y conductuales, entre otras (Lacasta y García, 2009; en Gil, 2016).

Por regla general, la resolución de este proceso es natural y no requiere de operación psicológica o psiquiátrica. En cambio, hay casos en los que el duelo no se resuelve de forma favorable y pasa a considerarse “duelo patológico o complicado”.

Es difícil estimar su prevalencia, pero diversas investigaciones lo sitúan entre el 7,5 y el 20% de los casos (Barreto, Yi y Soler, 2008). Hay factores de riesgo que median en el duelo y que pueden alertar de una dificultad del proceso.

Estos factores pueden relacionarse con características personales, la relación con el fallecido, las características de la pérdida, o aspectos relacionales. En el sentido contrario, también hay factores protectores que pueden indicar un mejor pronóstico para sobrellevar las circunstancias ligadas a la pérdida.

Mindfulness podría incluirse entre esas variables porque se trata de una herramienta de autocuidado que promueve estados emocionales positivos, flexibilidad mental y capacidad de encontrar sentido a la experiencia actual (Alonso, 2017).

Simón (2006), describe el mindfulness como una capacidad humana que consiste en la posibilidad de ser consciente de los contenidos de la mente, momento a momento. La instrucción primordial de la técnica es prestar atención a los contenidos de la conciencia, sean cuales sean.

Herramientas

La actitud idónea para desarrollarla incluye diversos componentes, como la aceptación, la abstención del juicio, la mente del principiante, soltar la experiencia o la bondad amorosa. La inclusión de las prácticas meditativas orientales en la ciencia occidental es fruto de un proceso de comunicación de la globalización.

Por otro lado, la maduración de las terapias cognitivas y el desarrollo de las terapias de tercera generación, ha permitido incluir las técnicas de atención plena como una de sus herramientas. De esto que la investigación psicológica a día de hoy se interese por las posibilidades terapéuticas del mindfulness. Las técnicas terapéuticas que utilizan mindfulness comenzaron a desarrollarse hace 25 años.

En la actualidad tienen protocolos y un cuerpo creciente de evidencia científica a su favor. Simón (2006), detalla las principales: la disminución del estrés basada en mindfulness (MBSR; Kabat-Zinn, 1982, 1990), usada para el manejo del estrés, dolor crónico, afrontamiento ante enfermedades y otros contextos psicosociales como el de población reclusa o las relaciones de pareja; la terapia cognitiva fundamentada en mindfulness (MBCT; Segal, Williams y Teasdale, 2002), usada en la prevención de recaídas de la depresión; la terapia de aceptación y compromiso (ACT; Hayes, Strohsal y Wilson, 1999), para elevar la flexibilidad psicológica en situaciones en que la persona no es capaz de vivir en plenitud; y la terapia dialéctica conductual (DBT; Linehan, 1993), utilizada en población con trastorno límite de la personalidad.

Por todo ello, han surgido nuevas aplicaciones de la práctica de mindfulness que no están tan desarrolladas como las citadas. Este es el caso de la aplicación a los procesos de duelo. Kabat-Zinn (2004), defiende que la práctica de mindfulness en este tipo de procesos nos permite sanar y transformar el dolor de la pérdida en amor y compasión.

Supone la comprensión de la muerte como parte natural de la vida, y del dolor ante la pérdida de un ser querido. De esta forma, la aceptación de la vulnerabilidad emocional facilitará la redirección del dolor hacia el crecimiento personal.

La labor de mindfulness es un proceso que nos permite observar la impermanencia de la experiencia, de la misma forma que ocurre en el proceso de duelo. De esto, su pertinencia para facilitar el problema.

Esta técnica puede ayudar a normalizar las concentraciones del duelo en todas sus formas, sean pensamientos, emociones, sensaciones o conductas.

La finalidad de esta tarea es realizar una revisión sistemática que determine la utilidad y el alcance del mindfulness como terapia en los procesos de duelo tras el fallecimiento de un ser querido.

Se plantean como objetivos concretos, comprobar el volumen de ensayos dedicados al empleo del mindfulness en personas en proceso de duelo normal o patológico y extraer las claves del conocimiento actual; identificar las variables de los diferentes grupos de investigación para establecer criterios comparativos de los resultados; relacionar las aportaciones de los estudios para establecer el punto actual del problema; discutir las fortalezas, limitaciones y enfoques futuros del campo de interés.

Diseño de estudio

Se realizó una revisión sistemática de acuerdo a las directrices de la declaración PRISMA (Moher, Liberati, Tetzlaff y Altman, 2009), usando la lista de comprobación de 27 ítems para confirmar la exhaustividad del estudio. Se realizó una búsqueda preliminar para identificar protocolos potencialmente relacionados con el tema, pero no se obtuvo ningún resultado similar.

Criterios de inclusión y exclusión

Ejemplo de estudios

Debido al apretado volumen de ensayos relacionados con el tema, se incluyeron ensayos controlados aleatorizados, no-aleatorizados experimentales, transversales y longitudinales.

Se tuvieron en cuenta los resultados publicados en inglés o español, que hubiesen evaluado la eficiencia del mindfulness en procesos de duelo. No se estableció acotación temporal en la búsqueda.

Ejemplo de participantes

Los alumnos debían ser personas adultas que hubiesen perdido a un familiar o allegado en los últimos meses o años. Se incluyeron los familiares de pacientes paliativos con esperanza de vida menor de un año al inicio de la investigación.

Resultados

Medidas de evaluación. Los estudios ofrecen medidas de diferentes variables, entre las que destacan: el nivel de mindfulness, la severidad de los síntomas de duelo, el grado de ansiedad, depresión o estrés postraumático y la percepción de calidad de vida y sentido de vida.

Como medidas para la evaluación del nivel de mindfulness, seis estudios usaron el Five Facets of Mindfulness Questionaire (Kloeger et al., 2015, Roberts y Montgomery, 2015; Roberts y Montgomery, 2016; Huang et al., 2019; Jain et al., 2019; Scocco, Zerbinati, Preti, Ferrari y Totaro, 2019). Además, se emplearon como medidas complementarias el Cognitive and Affective Mindfulness Scale-Revised (Kloeger et al., 2015) y el Self compassion scale (Scocco et al., 2019).

Para medir los síntomas de duelo, tres estudios se utilizaron del Inventory of Complicated Grief (O’Connor, Piet y Hougaard, 2014; Knowles et al., 2019; Lenferink, de Keijser, Wessel y Boelen, 2019). Dos estudios usaron la Utrecht Grief Rumination Scale (Lenferink et al., 2017; Knowles et al., 2019). Roberts y Montgomery (2015; 2016) utilizaron la Perinatal Grief Scale. Huang et al. (2019), se valieron del Inventario del duelo revisado de Texas, mientras que Jain et al. (2019), emplearon el Marwit an Meuser Caregiver Grief Inventory.

Los ensayos incluyeron medidas de los síntomas de ansiedad, depresión o estrés postraumático. De ellos, siete utilizaron instrumentos de evaluación para la ansiedad: Brief Symptom Inventory (BSI) (Fegg et al., 2013; Kloeger et al., 2015), Hopkins Symptom Checklist (HDCL) (Thieleman, Cacciatore y Hill, 2014; Roberts y Montgomery, 2015; Roberts y Montgomery, 2016), Generalized Anxiety Disorder 16 (Huang et al., 2019), Centrality of Event Scale (Knowles et al. 2019) y Profile of Mood States (POMS) (Scocco et al., 2019).

Conclusiones

La evidencia constatada nos ayuda a profundizar en el estudio y aplicaciones del mindfulness con el fin de ofrecer a las personas en duelo nuevas herramientas de gestión psicológica. Son necesarios más estudios que comparen la eficiencia de las variantes de la técnica frente a otras operaciones empíricamente validadas.

La finalidad será desarrollar a partir de ahí, operaciones eficientes y que se adapten a las necesidades universales que supone la pérdida de un ser querido.

Se ha llevado a cabo una búsqueda sistemática de la literatura en las bases de datos electrónicas Pubmed, Psycinfo y Web of Science.

La fusión de los bloques de palabras clave, permitió identificar los estudios entre los cuales doce fueron seleccionados para su revisión.

Los resultados apuntan a que el mindfulness es eficaz en la disminución de la severidad de los síntomas del duelo, ansiedad, depresión y estrés postraumático, así como el aumento en niveles de mindfulness, calidad de vida y sentido de vida.

A pesar de todo, son necesarios más estudios, con mayor rigor metodológico, que apoyen estas conclusiones. En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta técnica milenaria. Nuestros cursos de Mindfulness te ayudarán a profundizar en esta terapia.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/19/revision-sistematica-sobre-el-uso-de-mindfulness-y-compasion-a-personas-en-duelo/feed/ 0
Mindfulness en Adicciones https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/15/mindfulness-en-adicciones/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/15/mindfulness-en-adicciones/#respond Thu, 15 Jul 2021 09:44:18 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10230 Introducción al Mindfulness en adicciones

El Mindfulness se ha considerado como una técnica útil en el abordaje de muchas psicopatologías, trastorno de ansiedad, del estado de ánimo, TLP, alimentarios, etc., y en la reducción del estrés derivado de algunas patologías orgánicas crónicas.

Asimismo, se ha convertido en un componente de muchos abordajes psicoterapéuticos: Programa de Reducción del estrés basado en el Mindfulness (MBRS), Terapia Dialéctica conductual (DBT), Terapia cognitiva para la prevención de recaídas en la depresión (MBCT), Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), etc.

Uno de los campos en los que ha confirmado tener eficacia, es en el tratamiento de las conductas adictivas. Marlatt, uno de los teóricos de la Prevención de Recaídas en adicciones en Terapia Cognitivo Conductual, puso en marcha, junto con otros colegas la BMRP o la Terapia Basada en el Mindfulness para la Prevención de Recaídas en Adicciones.

La práctica del Mindfulness produce una conciencia metacognitiva, lo cual brinda la oportunidad de responder de manera eficaz y no solamente reaccionar de forma automática. Entre un estímulo y una respuesta hay un espacio de tiempo que es lo que nos hace libres para responder.

Datos sociodemográficos

El ensayo comenzó sobre una muestra de 37 pacientes de la UAD Cedro del Concello de Vigo, perteneciente a red asistencial del Plan de Galicia sobre drogas, de los cuales 31 eran hombres y 6 mujeres.

Pero, al final el estudio estadístico solo se pudo realizar con un ensayo de 24, debido al abandono de 7 y la no cumplimentación post de los cuestionarios de 6. Los pacientes fueron integrados en 7 grupos consecutivos entre Marzo del 2012 y Agosto del 2014

Finalidad

Aumento del constructo: Atención Plena y mejora del afrontamiento ante situaciones de riesgo para el consumo. La hipótesis sería que todas esas personas que han realizado el Programa MBRP habrían aumentado su autoeficacia para afrontar esas situaciones de riesgo.

Método y materiales

Se usó un diseño experimental fácil, con medición de la variable independiente: Cuestinarios DTCQ y MASS, antes y después de la realización del programa. Se utilizaron el inventario DTCQ (Drug-Taking Confidence Questionnaire) de afrontamiento situacional ante situaciones de riesgo comunes que pueden precipitar el consumo.

Trabajado por Annis y Martin (1985) y adaptado por Tejero y Trullols (1993). La persona valora el grado de autoeficacia o porcentaje de seguridad que tiene para no ceder al consumo.

Los rasgos que nivela este cuestionario son: emociones desagradables, emociones agradables, malestar físico, Intentos de control, tentaciones/urgencias, conflictos interpersonales, presión social y momentos agradables con otros.

La hipótesis sería que aquellas personas que han realizado el Programa MBRP habrían visto incrementada su autoeficacia para afrontar esas situaciones de riesgo. El Cuestionario MASS (Mindfull Attention Awareness Scale) cuyos autores fueron Brown y Ryan (2003).

Ambos autores conceptualizan el Mindfulness como un constructo unidimensional: atención/conciencia. La hipótesis sería que aquellas personas que han realizado el Programa MBRP habrían puntuado más alto en este rasgo en la evaluación post.

Se realizaron 8 sesiones, a razón de 1 semanal, reduciendo el tiempo original de Marlatt 120 min, a 90 min, debido a las dificultades de atención sostenida de nuestra muestra.

El contenido de las sesiones lo describimos así:

  1. Mindfulness y piloto automático
  2. Conciencia de disparadores y craving.
  3. Mindfulness en la vida cotidiana
  4. Mindfulness y situaciones de alto riesgo
  5. Equilibrando aceptación y cambio
  6. Viendo los pensamientos solo como pensamientos
  7. Autocuidado y estilo de vida equilibrado
  8. Apoyo social y práctica continuada

Debate

La cantidad de publicaciones científicas sobre Mindfulness se ha multiplicado en las últimas décadas. Algunos escritores hablan del Mindfulness como un proceso cognitivo muy complejo, no narrativo, que a veces se le denomina “modo de ser” en contraposición con la forma tradicional de nuestra vida habitual o “modo de hacer”.

La BMRP o la Terapia Basada en el Mindfulness para la Prevención de Recaídas en Adicciones, añade estrategias Mindfulness al programa tradicional cognitivo conductual de Prevención de recaídas, fundamentado en el reconocimiento de las situaciones de riesgo, estrategias de evitación y aprendizaje de habilidades de afrontamiento frente al deseo.

La terapia cognitivo conductual trata de modificar los pensamientos negativos cambiándolos por otros más positivos, en una especie de reestructuración del pensamiento. En Mindfulness no se pretende cambiar los pensamientos, sino modificar en la persona la forma de relacionarse con esos pensamientos. De ahí la importancia de incorporar habilidades Mindfulness al enfoque cognitivo conductual.

Prevención de recaídas basadas en Mindfulness (MBRP)

Es un programa que contiene técnicas de meditación de “consciencia plena” con la clásica prevención de recaídas (RP). La RP tradicional es una operación cognitivo-conductual, diseñada para ayudar a prevenir o para controlar las recaídas de clientes que estén siguiendo un tratamiento por problemas de conducta adictiva.

De la misma forma, la MBRP está creada como programa de postratamiento, y poder consolidar los progresos conseguidos en el tratamiento de pacientes externos, así como para favorecer un estilo de vida responsable en las personas en recuperación.

Hay estrategias clínicas para el tratamiento del alcoholismo y otros problemas de drogas. Se debaten métodos para enfrentarse a los impulsos y deseos que podrían ser los desencadenantes de las recaídas en una amplia variedad de conductas adictivas.

Conclusiones

La adicción se considera para muchas personas, como un problema moral que merece castigo.

El Mindfulness es un estado de conciencia susceptible de inducir en algunos pacientes adictos a quienes ayudaría a responder con mayor conciencia.

Practicar Mindfulness proporciona un estado de consciencia metacognitiva en la que uno puede ver el cuadro total, en vez de conformarse con el del acostumbrado comportamiento propio de siempre.

En Centro Mindfulness Madrid, impartimos cursos para que aprendas a conocer esta técnica.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/15/mindfulness-en-adicciones/feed/ 0
El Mindfulness como Intervención en Psicología del Deporte – Revisión sistemática https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/12/el-mindfulness-como-intervencion-en-psicologia-del-deporte-revision-sistematica/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/12/el-mindfulness-como-intervencion-en-psicologia-del-deporte-revision-sistematica/#respond Mon, 12 Jul 2021 09:34:19 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10218 Introducción al Mindfulness en Psicología del Deporte

Sobre las nuevas aplicaciones en Psicología del Deporte, la utilización de Mindfulness resulta ser una herramienta de intervención novedosa enfocada a una mejora de rendimiento en los atletas (Carraça, Serpa, Palmi y Rosado, 2018).

Mindfulness también conocido como “atención plena”, surge de la traducción al inglés de la palabra “Sati”, el cual fue descrito en un primer momento por Kabat-Zinn (1990), que junto a otros escritores lo definen como “una conciencia centrada en el presente, no enjuiciadora, en la cual cada pensamiento, sensación o sentimiento que surge en el campo atencional es reconocido y aceptado tal como es”.

Otros escritores como Bishop (2006) separan dos componentes en la idea de mindfulness, por un lado, la finalidad es reconocer y mantener la atención hacia los sucesos mentales que surgen en el momento presente. Por otro lado, la persona adopta una actitud de aceptación, curiosidad y apertura en el presente.

Germer en 2005 (Cepeda y Romero, 2014), plantea que hay distintas perspectivas de comprender la noción de mindfulness: primero, considera que es un ejercicio de meditación; segundo, se mantiene la conciencia centrada en el presente; tercero, implica orientar la atención, a darnos cuenta de los acontecimientos de la experiencia presente.

Según Palmi y Solé (2016), para que un atleta logre llegar al estado de conciencia mencionado, puede usar distintas metodologías dentro de su entrenamiento, como la meditación, el yoga, mantener la consciencia en las actividades de la rutina diaria, ejercicios respiratorios y de consciencia corporal entre otros.

Las técnicas de operación con mindfulness que usa la Psicología se enmarcan dentro de la llamada “ola de terapias” o “terapias de tercera generación” (Hayes y Strosahl, 2004; Pérez-Álvarez, 2012), las cuales han tenido un gran desarrollo desde la década de los 90.

Algunas de estas terapias son la terapia de aceptación y compromiso (ACT), (Hayes, Strosahl y Wilson, 1999), la psicoterapia funcional analítica (FAP) (Kohlenberg y Tsai, 1991), la terapia de conducta dialéctica (DBT) (Linehan, 1993), la activación conductual (BA) (Jacobson, Martell y Dimidjian, 2001), la terapia conductual integral de pareja (IBCT) (Jacobson, Christensen, Prince, Cordova y Eldridge, 2000) y Mindfulness Based Cognitiva Therapy (MMBCT) (Segal et al., 2002).

Mindfulness pude utilizarse para la intervención psicológica tradicional en deportistas, implicando por parte del atleta la aceptación radical de la experiencia, abandonando el control de los eventos internos y adoptando una postura contemplativa, así, este modelo de intervención contribuirá a que los deportistas aumenten su rendimiento.

Según Segal (2002), la práctica continuada de mindfulness ayuda a disminuir la reactividad emocional (menor rumiación de los pensamientos), y favorece la apertura a la experiencia.

Kabat-Zinn, recoge siete factores de actitudes fundamentales que el atleta tendrá que aprender para desarrollar una actitud de atención plena, con la finalidad de afrontar su rendimiento.

Dichos factores son: no juzgar, paciencia, mente de principiante, no buscar hacer, confianza, ceder y la aceptación.

Estos factores mejoraran con el entrenamiento continuo, como si de un entrenamiento de resistencia, fuerza, flexibilidad o velocidad se tratara, por tanto, es fundamental el compromiso del deportista en cada práctica.

Las investigaciones de Slagter (2007), demuestran que se necesitan al menos 3 meses de experiencia en mindfulness para realizar un hábito más eficiente de los recursos atenciones. Otros escritores encontraron que tan sólo con 4 días de práctica ya se mejoran las capacidades atenciones de procesamiento espacial, memoria de trabajo y ejecutiva, comparando a los sujetos que lo utilizaron con un grupo control (Zeidan, Johnson y diamond, 2010; Goolkasian, 2010).

Hablando del concepto de atención plena, los escritores Cepeda y Romero (2014), lo definen como estar en el momento presente y no atender a hechos pasados o anticipar eventos futuros, como ganar o perder. Los deportistas suelen describir la sensación de estar con atención plena, estar presentes y conscientes.

Ejercitar atención plena determina que el atleta tome una perspectiva de sus patrones de respuesta o su forma de afrontar las situaciones de la competición.

Si en un deporte de combate golpean al deportista en la cara, la activación emocional se eleva y es probable que la respuesta sea de ataque descontrolado, mientras que, si se ha realizado un entrenamiento en mindfulness, el deportista será consciente de su emoción y pensamientos presentes y podrá aceptar el golpe como experiencia propia del combate.

Hay mucho interés en los últimos años por utilizar las técnicas de mindfulness que acompañen la intervención en Psicología del Deporte, donde existe un continuo progreso de desarrollo de las técnicas y programas de operación con mindfulness en el deporte, aunque no ha sido hasta las últimas dos décadas cuando han comenzado a desarrollarse investigaciones experimentales.

Existen dos enfoques experimentales para trabajar el rendimiento de los atletas y que tienen que ver con mindfulness. Por una parte, el programa de Kaufman y Glass (2006), Mindfulness Sport Performance Enhancement (MSPE), que combina la reducción de estrés a través mindfulness (MBSR) y la terapia cognitiva fundamentada en mindfulness (MBCT), donde se entrenan habilidades de mindfulness y aceptación del momento.

Se trabaja en 4 sesiones con una duración de 2,5 a 3 horas por sesión (Pineau, Glass y Kaufman, 2014).

Estos programas aplicados en Psicología del Deporte implican un entrenamiento mental y un empleo de emociones que pueden ayudar al deportista a lograr un rendimiento óptimo y el bienestar psicológico.

Conclusiones al Mindfulness en Psicología del Deporte

No hay dudas del impacto del Mindfulness produce en la mejora de competencias cognitivas atencionales (Mindfulness) y de vigilia (awareness) 7 de las 8 investigaciones que median el impacto en estas variables, arrojan resultados significativos.

El Mindfulness ayuda a generar mayor compromiso y orientación a objetivos, ya que los dos estudios que se propusieron medir estas variables, arrojaron resultados significativos (Franco, 2009; Goodman, 2014).

Hay que destacar la recurrencia de algunos ensayos a relatos personales sobre las experiencias con estos programas: (Aukee, 2014; Goodman et al., 2014; MacDonald, 2018; Scott-Hamilton, 2016), ponen en evidencia como la práctica del Mindfulness genera actitudes positivas y mejoras en las calidades de vida que los beneficiarios afirman experimentar, aún sin ello poderse reflejar en de manera significativa en las variables que los investigadores monitorizaban.

Con respecto a los diseños de investigación, la mayoría de los diseños de los estudios son de tipo longitudinal con Pre-Test y Post-Test, con grupo control, aleatorios y de intervención única con cada deportista. Solo el estudio de Aukee (2014), no contó con grupo de control. Por lo que, para investigar Mindfulness en deporte, es importante realizar estudios longitudinales (pre-test y post-test), y diseños con grupos de control.

En otra revisión sistemática realizada por Palmi y Solé (2016), se detalla que las mayores limitaciones encontradas en las investigaciones sobre Mindfulness en Deportes, tienen que ver con la poca estandarización de los protocolos de intervención y con el exceso de variedad y adaptación de las intervenciones a los casos aislados.

Hay quienes sostienen que, para mejorar el impacto de los programas de intervención en psicología del deporte, es necesario proceder a una adaptación individualizada en lugar de colectiva, (Martin y Toogood, 1997).

Concluyendo, las operaciones con Mindfulness en el deporte están a la orden del día. Se necesitan más investigación que aporten mayores muestras y objetividad a la intervención. Podemos decir que este tipo de técnicas encajan perfectamente en programas de intervención cognitivo-conductuales o de otro tipo.

Hay que citar el carácter variado de las necesidades que inducen a la práctica del Mindfulness, así como el carácter cambiante de la evolución de los destinatarios a lo largo del proceso de intervención, lo cual puede implicar el recurso, por parte del técnico, a cambios repentinos frente al plan de trabajo establecido, en fruto de un mayor provecho de los beneficiarios, y de una adaptación a sus circunstancias sujetas a la evolución de sus resultados en entrenamiento y competición.

Hay necesidad de que los nuevos ensayos de intervención se esfuercen en usar herramientas metodológicas que aumenten la fiabilidad y validez de sus investigaciones. Es conveniente aumentar la objetivad en los estudios, tanto en sus herramientas de evaluación (test, cuestionarios, variables fisiológicas) como en sus intervenciones (registros, análisis de datos, estrategias probadas).

Hay que señalar que, por Mindfulness se entiende una práctica meditativa, que atiende a un propósito muy preciso, “prestar atención al presente, momento por momento, siguiendo el procedimiento y la intención de no juzgar lo que está sucediendo” (Kabat-Zinn, 2003).

Un psicólogo que recurra a aplicar programas de mindfulness tendrá que diferenciar la intervención individual de la colectiva, puesto que el mindfulness puede ayudar a finalidades diferentes.

Tendrá que considerar la diferencia sustancial entre estas tres circunstancias de aplicación: equipos, grupos e individuos aislados, puesto que los objetivos y la contribución de la técnica podría afectar a variables muy dispares.

Existe un territorio de intervención aún inexplorado para psicólogos que consiste en el uso de la tecnología para la aplicación y medición de los resultados en deporte, así como la obtención del Big Data derivado, que podría contribuir a una mayor precisión en el ámbito de investigación.

En Centro Mindfulness Madrid, te enseñamos con nuestros cursos a conocer esta técnica de meditación.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/12/el-mindfulness-como-intervencion-en-psicologia-del-deporte-revision-sistematica/feed/ 0
Mindfulness y el choque del TDAH en el entorno educativo https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/05/mindfulness-y-el-choque-del-tdah-en-el-entorno-educativo/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/05/mindfulness-y-el-choque-del-tdah-en-el-entorno-educativo/#respond Mon, 05 Jul 2021 10:02:13 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10189 Introducción del Mindfulness y el choque del TDAH en el entorno educativo

Los estudios centrados en el trastorno por déficit de atención (TDAH), se han visto aumentados, ya que es uno de los trastornos más frecuentes en niños y adolescentes (Catalá-López y Hutton, 2018).

La hiperactividad, la inatención y la impulsividad se presentan como las principales características de este trastorno junto a la baja tolerancia a la irritabilidad, la frustración y la variabilidad del estado de ánimo. Estas señales interfieren en el ámbito laboral y social, pero sobre todo hace que se evidencien problemas de ajuste en el árez escolar (Sánchez y González, 2013).

Hay múltiples estudios sobre las distintas operaciones y tratamientos del TDAH. Actualmente, los que cuentan con una mayor evidencia científica son los estimulantes de sistema nervioso central, la modificación de la conducta y la combinación de los dos (Miranda, Jarque, y Tárraga, 2006).

En estos ensayos se confirma, como los procedimientos más comunes de atención psicopedagógica en la escuela: el uso de técnicas de cambio de la conducta, técnicas cognitivo-conductuales, la formación de padres y la remisión de los niños a especialistas en medicina.

A pesar de que estas técnicas y métodos de intervención resultan una herramienta eficaz para la mejora de la adaptación escolar de los niños con TDAH, son distintos los factores que pueden influir en la evolución y pronóstico de los niños y niñas con TDAH.

Algunos son el nivel de gravedad inicial del trastorno comorbilidad con otros trastornos, el diagnóstico precoz, el perfil cognitivo-conductual y emocional de cada niño o niña, el ámbito socio-familiar, la influencia genética, dificultades de aprendizaje asociadas y el grado de éxito de las operaciones llevadas a cabo (Orjales, 2000).

Los tratamientos farmacológicos y conductuales son los más efectivos para este trastorno (Schachter, King, Langford, y Moher, 2001). Pero en los últimos años ha aumentado el interés por tratamientos alternativos no farmacológicos a causa de la falta de efectividad de algunos tratamientos y sus efectos secundarios (Schachter et al., 2001).

Los beneficios físicos y psíquicos que aporta el mindfulness responden a la sintomatología propia del TDAH: inatención, hiperactividad e impulsividad. Pero, aunque cada año se publican numerosos artículos que tratan sobre la efectividad del mindfulness en el contexto educativo, pocos son los trabajos que muestran estudios sobre mindfulness realizadas en contextos educativos con casos de TDAH.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta técnica.

El TDAH desde el ámbito escolar

La American Psychiatric Association [APA] (2014), constata que el TDAH es un trastorno del neurodesarrollo, cuya característica principal es un patrón persistente de inatención o hiperactividad e impulsividad que interfiere en el funcionamiento o el desarrollo del niño (5%) o niña (2,5%).

Los problemas que presentan los alumnos con TDAH para mantener la atención, pueden comprometer la adquisición de aptitudes académicas, porque será función de la atención la facilitación del aprendizaje mediante la promoción de una mayor concentración y seguimiento de las tareas y explicaciones (Razza, Martin, y Brooks-Gunn, 2012).

Los últimos estudios llevados a cabo por Barkley y Murphy (2010), insisten en que los niños con TDAH suelen presentar limitaciones en dos componentes de control: la impulsividad emocional y las dificultades en el autocontrol emocional.

Beneficios del mindfulness

Mindfulness proviene de una traducción de la palabra sati, procedente de la lengua pali. Hace referencia a la conciencia, atención y recuerdo, entendido como la capacidad de recordarnos de ser conscientes.

Su presentación en el mundo occidental fue realizada por Kabat-Zinn en 1978, a través del Programa de Mindfulnes Basado en la Reducción del Estrés (MBSR), con el que se quería ayudar a los pacientes del centro médico de la Universidad de Massachussets a rebajar el estrés, la ansiedad y el dolor crónico.

Según Kabat-Zinnse define el mindfulness como “el estado concreto de conciencia que surge al poner la atención, sin juzgar, en el momento presente, viviendo la experiencia momento a momento”.

Kabat-Zinn, propuso unos principios del mindfulness que se basaban en 9 características que se deben dar cuando utilizamos esta técnica: no-enjuiciamiento, aceptación, paciencia, confianza, apertura de visión, simplicidad, desapego, generosidad y gratitud.

En base a estos principios, muchos de los escritores han planteado actividades para su desarrollo (Rechtscgaffen, 2016). Pero todos ellos se basan en ejercicios de respiración y meditación como medio para trabajarlos.

Las evidencias científicas sobre los beneficios del mindfulness al contexto educativo han ido aumentando y han ayudado a reafirmar los numerosos beneficios que implica esta práctica.

Las operaciones basadas en la atención plena en las escuelas, se evidencian como una alternativa para la mejora de la auto-regulación emocional y atencional del alumnado, favoreciendo disposiciones prosociales, su adaptación al medio y logro, de un alto bienestar psicológico.

El mindfulness en el entorno educativo

Podemos afirmar como la práctica del mindfulness, podría ayudar a los alumnos a rebajar el estrés y aumentar su propio bienestar, para alcanzar y optimizar el aprendizaje y mejorar sus relaciones interpersonales.

Según Zenner et al. (2014), en el entorno educativo, el mindfulness o atención plena, puede ser entendida como una condición previa para la educación, ya que el mindfulness aporta numerosos beneficios que se traducen en una mejora de nuestra salud.

García et al. (2017) indican que la implementación de programas fundamentados en la atención plena en las escuelas, se presenta como una vía de ayuda para el alumnado respecto a su autorregulación emocional y atencional, favoreciendo su adaptación al contexto y para lograr un mayor bienestar psicológico.

A nivel nacional, los programas de mindfulness que se han introducido en centros educativos son “Programa “aulas felices”, Programa “TREVA”, programa “Crecer Respirando” y programa “Escuelas Despiertas”.

Asimismo, existen diversos programas de mindfulness en el contexto educativo, cuando buscamos programas de mindfulness que contemplen necesidades educativas especiales como el TDAH solo encontramos el programa “MyMind” (Bögels, Hoogstad, Van Dun, De Shutter, y Restifo, 2008).

Este es un programa de intervención para padres e hijos con TDAH y fue validado en 2008 por Susan Bögels, con resultados muy eficaces en padres e hijos. Ha sido aplicado en distintos trastornos externalizantes entre los que se encuentra el TDAH, trastorno negativista desafiante, trastorno de conducta y Asperger.

La existencia de programas como “MyMind” nos abre una ventana a la intervención inclusiva del TDAH al entorno educativo a través de tratamientos alternativos como el mindfulness.

Pero también nos evidencia la necesidad de aplicar, realiza y publicar más programas a nivel nacional que tengan una visión inclusiva de todos los alumnos.

Método de la búsqueda bibliográfica

Se realizó a lo largo de un período de siete meses (septiembre 2017- abril 2018). El análisis de la revisión bibliográfica se concretó en tres fases. La primera consistió en una primera revisión en las siguientes bases de datos para la búsqueda de estudios o trabajos científicos: PsycINFO, ERIC, Dialnet plus, Roderic y Google Scholar.

En la segunda fase de la revisión se concretaron unos primeros criterios de inclusión y exclusión. De esta forma, se establecieron una serie de parámetros que delimitaron los resultados de la búsqueda de documentos para que ésta resultase más efectiva y respondiera de manera adecuada a las necesidades del objeto de estudio.

En la tercera fase se elaboraron los resultados clasificando los artículos analizados en dos apartados que se relacionaban con la finalidad y objetivos de la investigación: Revisiones bibliográficas sobre la eficiencia del mindfulness en el contexto educativo y revisiones bibliográficas sobre las intervenciones basadas en mindfulness realizadas con niños con TDAH.

Información importante sobre el diseño y los resultados de las investigaciones

Aquí destacamos la poca utilización de grupos control. Asimismo, se incluyen los instrumentos usados para la evaluación, tipo y diseño de la intervención y los resultados obtenidos en el estudio.

Todos los ensayos se han realizado con niños y adolescentes diagnosticados con TDAH y sus padres. Tres estudios se realizan con una muestra reducida (Singh et al., 2009; Van de Weijin-Bergsma et al., 2012), cinco estudios realizan con los niños y adolescentes un entrenamiento simultáneo con los padres (Lo et al., 2016; Meppelink et al., 2016; Van de Oord et al., 2012; Van de Weijin-Bergsma et al., 2012) y en uno se realiza un entrenamiento de 12 semanas con mindfulness con las madres y luego 12 semanas de entrenamiento con los niños (Singh, et al., 2009).

Las operaciones tienen un efecto muy provechoso para toda la familia. Tres estudios muestran una rebaja en los niveles de estrés parental (Lo et al. 2016; Van de Oord et al., 2012) y dos muestran una mejora en las habilidades parentales (Lo et al., 2016; Singh et al., 2009) y en uno se muestra un aumento en la satisfacción respecto a la interacción con los hijos (Singh, et al. 2009).

Con relación a la duración de las operaciones del estudio, cinco de ellas tienen una duración de ocho semanas (Lo et al., 2016; Meppelink et al., 2016; Van de Oord et al., 2012; Van de Weijin-Bergsma et al., 2012).

En uno de los estudios, la duración de la intervención sería de 12 semanas con las madres y después 12 semanas con los niños y adolescentes (Singh, et al., 2009).

Asimismo, en uno de los estudios se muestra un aumento en el desempeño de las peticiones de las madres por parte de los niños (Singh et al., 2016).

Conclusiones sobre Mindfulness y el choque del TDAH

En la primera fase de la revisión realizada, se concluyó que existe un número importante de artículos y estudios referentes a las intervenciones de TDHA fundamentadas en mindfulness.

De la revisión bibliográfica inicial, sólo seis artículos cumplirían los criterios establecidos para concretar la búsqueda en operaciones que tienen como elemento principal el mindfulness y que han sido aplicadas en niños diagnosticados/as con TDAH.

En función de estos resultados, planteamos la necesidad de realizar más estudios sobre los beneficios y la eficacia que este tipo de operaciones pueden tener para el alumnado con TDAH, teniendo en cuenta el diagnóstico, la edad y el contexto en el que se lleva a cabo la intervención.

Debemos destacar que, ninguna de estas operaciones son llevadas a cabo en el entorno educativo, aspecto fundamental para la realización de una intervención inclusiva de este alumnado.

Se deberían aplicar programas educativos inclusivos de mindfulness donde se tengan en cuenta las necesidades de todo el alumnado, independientemente si tiene TDAH o no.

Esta revisión nos permite concluir la existencia de un importante volumen de estudios sobre los beneficios cognitivos, psicológicos y sociales que el mindfulness puede aportar en su aplicación al entorno educativo.

Los artículos analizados muestran una serie de operaciones realizadas en población clínica diagnosticada con TDAH y llevadas a cabo en el contexto familiar principalmente, lo que reafirma la falta de evidencia científica generalizada sobre la eficacia que estas operaciones pueden tener en otros contextos como el educativo.

Podemos finalizar con la existencia de distintas limitaciones metodológicas generales como la medida de la muestra, ya que tres de los estudios de la revisión presentan una muestra reducida.

A pesar de la eficiencia demostrada en la revisión de los tratamientos basados en mindfulness sobre las sintomatologías características del TDAH y para futuras líneas de investigación, es necesaria la realización de más investigaciones con un mayor rigor metodológico, que presenten un tamaño de la muestra adecuada, con un diagnóstico del trastorno bien establecido, edad de la muestra en la franja de la infancia y la adolescencia, grupo control, unas medidas de evaluación estándar y que además su aplicación no se limite al contexto familiar y clínico, o sea, que se contemplen otros entornos, como el educativo.

La opción de ofrecer al alumnado un tratamiento fundamentado en mindfulness que se lleve a cabo junto al contexto familiar, el educativo y de forma inclusiva, podría ayudar a todo el alumnado, no solamente a los alumnos de TDAH, a rebajar el estrés y elevar su propio bienestar, y así alcanzar el aprendizaje y mejorar sus relaciones interpersonales, enriqueciendo su forma de estar y actuar en el mundo (Zenner et al., 2014).

Nuestros cursos de Centro Mindfulness Madrid, te ayudarán a aprender la meditación.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/07/05/mindfulness-y-el-choque-del-tdah-en-el-entorno-educativo/feed/ 0
Terapia cognitiva basada en Mindfulness para el tratamiento del trastorno bipolar https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/28/terapia-cognitiva-basada-en-mindfulness-para-el-tratamiento-del-trastorno-bipolar/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/28/terapia-cognitiva-basada-en-mindfulness-para-el-tratamiento-del-trastorno-bipolar/#respond Mon, 28 Jun 2021 09:31:58 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10156 Trastorno bipolar

Vivir padeciendo trastorno bipolar es verdaderamente complicado. Incluso con los medicamentos y la psicoterapia, los síntomas de esta enfermedad mental no desaparecen en su totalidad.

La clave está en tratar de vivir el momento presente y aceptar todo lo que implica incluyendo los síntomas del trastorno bipolar. Por medio del Mindfulness se tiene consciencia plena de que se está viviendo en cada momento, el aquí y el ahora y se pueden dar pasos adelante.

Se ha de modificar la forma en que reaccionamos a la vida a causa de una enfermedad mental.

Debemos darnos cuenta de que los síntomas no tienen por qué definir al paciente y si se notan desde la distancia y se es consciente por qué procesos se está pasando, no hay riesgo de que los síntomas absorban y anulen a la persona.

Hay que evitar autocompadecerse y luchar contra la enfermedad. Es fácil de decir, pero difícil de hacer cuando la depresión, la manía y los pensamientos irracionales se adueñan del paciente.

Es necesario recordar que ninguna persona es perfecta y que es importante quererse tal y como uno es.

Cuando aparecen los pensamientos negativos se ha de intentar racionalizar siendo conscientes de que son únicamente un resultado de la enfermedad y de la desconexión entre neuronas.

Debemos aceptar estos pensamientos y tratar de seguir adelante, sin juzgarse a uno mismo.

Resistirse a los síntomas del trastorno bipolar produce que éstos empeoren y se presenten con mayor frecuencia. Tenemos que aceptar que van a aparecer, vivirlos y dejarlos pasar, es la mejor forma de canalizarlos.

A través de la meditación como rutina diaria podemos enfocar nuestros pensamientos hacia aquello a lo que realmente queremos prestar atención. Con una rutina de 10 minutos al día se puede comenzar a vivir de una forma muy diferente la enfermedad.

La terapia cognitiva basada en mindfulness (TCBM), se presenta como un tratamiento factible para pacientes con trastorno bipolar. Es un tratamiento psicológico en grupo que ayuda a las personas a modificar la forma en que piensan y sienten sobre sus experiencias al combinar elementos de terapia cognitiva con prácticas meditativas (Hanssen et al., 2019).

La terapia cognitiva se ha convertido en una intervención cada vez más famosa y popular para una amplia gama de trastornos psiquiátricos. En cambio, la investigación sobre su efectividad para el trastorno bipolar todavía está en sus inicios, a pesar de ser habitual en la práctica clínica, explicó el autor del estudio Imke Hanssen.

Se pretendía cerrar esta brecha investigando si la MBCT es una operación fácil, efectiva y segura para personas con trastorno bipolar cuando se realiza en grupos de pacientes heterogéneos en la práctica clínica habitual.

Se incluyeron a las personas con trastorno depresivo mayor como grupo de comparación, porque ya existen numerosos estudios que respaldan la eficacia de la TCBM para ese grupo objetivo.

Los investigadores evaluaron a 30 pacientes con trastorno bipolar y 501 pacientes con trastorno depresivo unipolar que recibieron TCBM en el Centro de Mindfulness Radboudumc, en los Países Bajos.

Los alumnos asistieron a ocho sesiones semanales, en las que maestros calificados de mindfulness les proporcionaron ejercicios de meditación guiada y educación psicológica. Asimismo, se les pidió que completaran tareas en el hogar durante 30 a 45 minutos por día.

La terapia parecía ser tan útil para pacientes con trastorno bipolar como para los pacientes con trastorno depresivo unipolar. Los investigadores encontraron reducciones en los trastornos depresivos y la preocupación, mejorando el bienestar, las habilidades de atención plena y la autocompasión en ambos grupos.

Hay que destacar la importancia de los maestros calificados de atención plena para realizar TCBM en trastornos psiquiátricos graves, como el trastorno bipolar. Los profesores deben ser competentes para reconocer los efectos adversos y cómo responder adecuadamente a estos.

¿Cómo puede ayudar Mindfulness y Neurociencia en el manejo de síntomas bipolares?

El psiquiatra y neurocientífico William R. Marchand, en «Mindfulness para el Trastorno Bipolar», ofrece un programa innovativo y exitoso basado en la neurociencia y en ejercicios de mindfulness para ayudarle a encontrar alivio de sus síntomas bipolares.

Si sufres de trastorno bipolar, puedes experimentar sentimientos de manía o alta energía, seguidos por periodos de depresión y tristeza.

Estos inusuales cambios de humor, energía y niveles de actividad pueden hacer muy difíciles llevar a cabo las tareas cotidianas y en última instancia alcanzar sus objetivos. Encontrar balance puede ser una lucha diaria, aún si usted está tomando medicación o haciendo terapia.

Mindfulness, el acto de estar consciente en el momento presente, es una técnica muy eficiente para tratar el trastorno bipolar.

Si has intentado hallar tratamiento para el trastorno bipolar, pero aún está luchando con sus síntomas, mindfulness puede ser la pieza que falta para resolver el rompecabezas bipolar y recuperar su vida.

Las personas con trastorno bipolar (TB), presentan déficits neurocognitivos que dificultan el manejo de síntomas afectivos, las relaciones interpersonales y la auto-regulación.

El ejercicio de atención plena o mindfulness se encuentra asociado a mejorías en la regulación afectiva y en el funcionamiento neuro- cognitivo general, por lo cual se hipotetizó que un acercamiento basado en atención plena mejoraría la auto-regulación en pacientes con TB.

Conclusiones

Estos descubrimientos sugieren que la operación de MBCT en pacientes con trastorno bipolar, aunque en la actualidad no cuentan con apoyo empírico suficiente, tiene un gran nivel para intervenir de manera útil en este tipo de trastornos, sobre todo en lo referente a la regulación emocional, síntomas de ansiedad y síntomas depresivos.

A pesar de todo y aunque los resultados hallados hasta el momento sean positivos, se necesitan más estudios que apoyen su eficiencia.

En Centro Mindfulness Madrid, te enseñamos todo lo relacionado con esta técnica, a través de nuestros cursos.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/28/terapia-cognitiva-basada-en-mindfulness-para-el-tratamiento-del-trastorno-bipolar/feed/ 0
Mindfulness y acúfenos https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/21/mindfulness-y-acufenos/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/21/mindfulness-y-acufenos/#respond Mon, 21 Jun 2021 11:09:37 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10138 Mindfulness y acúfenos

Esta técnica cuenta con numerosos beneficios y está recomendada muy especialmente para pacientes que sufren estados de ansiedad, estrés y nerviosismo.

Los cursos de Mindfulness para personas con acúfenos es muy recomendable, ya que la ansiedad suele ser uno de los síntomas principales de esta dolencia, además de ser, en muchas ocasiones, el causante de la misma.

Cuando una persona padece acúfenos su vida entera se ve dañada. Esto siempre origina estados de nervios con los que resulta difícil sobrellevar el día a día rutinario.

Una vez se consigue controlar y aprender la técnica del Mindfulness, el paciente es capaz de olvidarse del acúfeno durante las sesiones de meditación, incluso es posible que al terminar la sesión el trastorno no aparezca hasta pasado cierto tiempo.

También es conveniente cuando hablamos de prevención, ya que, si el acúfeno suele desarrollarse en momentos de estrés agudo, se puede recurrir a esta técnica para evitar su aparición.

Al fomentar la relajación y la calma, el Mindfulness ayuda en estados de insomnio o de trastornos del sueño.

También es muy beneficioso para mejorar la concentración y clarificar los pensamientos.

El estrés libera un compuesto, el cortisol, que es muy perjudicial para la salud y que puede causar enfermedades tan importantes como la diabetes o los infartos de miocardio. Al librarse de esta ansiedad, se previenen también las dolencias ligadas a ella.

Librarse del estrés puede ayudar a vencer estados de bloqueo emocional o creativo y mejorar la confianza en uno mismo al favorecer el autoconocimiento.

Si por culpa de un estado de agobio generalizado se está experimentando un acúfeno, es importante consultar a un especialista adecuado para determinar el origen y dar con el tratamiento más eficaz.

El Mindfulness ayuda a reducir la importancia del tinnitus

Cierto, el mindfulness ayuda a rebajar la gravedad del tinnitus, en comparación con los tratamientos fundamentados solamente en la relajación, según un estudio realizado por expertos del departamento de Psicología de la Universidad de Bath (Reino Unido), y siendo editado en las revistas ‘Ear and Hearing’ y ‘Psychotherapy and Psychosomatics’.

Se trata de un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpecitos o sonidos en el oído que no proceden de una fuente externa y que sólo en el Reino Unido afecta al 10 por ciento de la población. Este trastorno está ligado con quejas de estrés emocional, problemas de percepción auditiva, insomnio y problemas de concentración.

A día de hoy, no existe un tratamiento para detener el ruido del tinnitus, si bien esta investigación, financiada por la Asociación Británica de Tinnitus (BTA), muestra que el tratamiento con ‘mindfulness’ puede hacerlo menos severo.

Según han comprobado los investigadores, esta técnica ayuda a reducir de manera significativa la gravedad del tinnitus y, durante más tiempo que el tratamiento basado en la relajación. Y es que, el mindfulness nos enseña a cómo aceptar y permitir tinnitus, en lugar de tener que pelear o rechazarlo.

Los expertos han señalado que el enfoque de mindfulness es radicalmente distinto de lo que la mayoría de los pacientes de tinnitus han probado antes, y puede no ser adecuado para todos.

Estamos convencidos de que la creciente base de investigación ha demostrado cómo puede ofrecer un tratamiento nuevo y emocionante a las personas en las que el tratamiento tradicional no ha podido ayudarlas.

Mejoras para los acúfenos

Llevar una dieta sana y equilibrada, rica en vitaminas y minerales ayuda en la mejoría de los acúfenos. Ingerir alimentos ricos en vitaminas A, D, E magnesio y potasio es muy beneficioso para el tratamiento del tinnitus.

La ingesta de alimentos beneficiosos para tu oído  te ayudará a mejorar la conductividad. El flujo de sangre y la presión sanguínea se reducen produciéndose una mejora en el acúfeno.

Evita tomar alimentos excitantes como el café, el té o bebidas energéticas, cómo la coca-cola.

El deporte te ayudará a liberar endorfinas y produce serotonina.

Las endorfinas o también llamadas hormonas de la felicidad te ayudan a sentirte mejor y reaccionar con más calma ante procesos de estrés. Los acúfenos provocan gran cantidad de estrés a quienes lo padecen por lo que incorporar deporte en tu vida diaria te ayudará mucho a mantenerte en una sintonía positiva.

La serotonina es un neurotransmisor que entre otras funciones regula los estados de ánimo.

Mantener niveles bajos de serotonina eleva el nivel de estrés y hace que estemos más nerviosos. Nuestras reacciones son más impulsivas y somos más susceptibles a los estados de ánimo.

Conclusiones sobre Mindfulness y acúfenos

La aparición de los acúfenos está ligada en la mayor parte de los casos a una pérdida en la calidad de vida. Cuando el tinnitus aparece en la vida la vuelve del revés. No es fácil tener que convivir todo el día con un ruido permanente en tu cabeza, sobre todo por las noches. En la quietud, en la calma es cuándo más se escucha y cuándo más presente lo tienes. No es fácil, pero debemos intentar superarlo.

Descansar también es una parte muy importante para la recuperación del cuerpo y gestionar el estrés. Para ello la práctica de la meditación, el mindfulness, te ayudarán a relajarte y despejar tu mente.

Es muy importante favorecer la realización de prácticas de relajación para evitar que las vías excitadoras aumenten la percepción del acúfeno y la hiperacusia. La relajación está indicada en trastornos psicosomáticos y en aquellas ocasiones en que la angustia y la ansiedad favorezcan desórdenes funcionales, así como en profilaxis de conflictos cotidianos.

La relajación como instrumento de intervención psicológica forma parte de la terapia de cambio de la conducta.

Los procesos de estrés aumentan la dopamina en el sistema nervioso central, mientras que la relajación, al eliminar el estrés, modula la dopamina inhibiendo su liberación y su actividad [Marowsky et al., 2005].

La relajación puede ser, en sí misma, un tratamiento, o una técnica coadyuvante para ayudar a otros procedimientos terapéuticos. Se engloban dentro de la denominación de relajación a diversas técnicas que influyen en la tensión y la ansiedad, pudiéndose utilizar muchas de ellas en adultos y niños.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos a descubrir esta técnica.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/21/mindfulness-y-acufenos/feed/ 0
Mindfulness para dormir https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/14/mindfulness-para-dormir-2/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/14/mindfulness-para-dormir-2/#respond Mon, 14 Jun 2021 11:04:50 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=10073 Descanso de mente y cuerpo con Mindfulness para dormir

Todos queremos tener un sueño de calidad. Cuando somos jóvenes, y por regla general, no es difícil de conseguir. Pero a medida que nos hacemos mayores, dormir bien puede convertirse en algunos casos en un gran reto.

Miles de personas se acuestan por la noche, empiezan a dar vueltas, y no desean nada más que tener un sueño tranquilo. El problema viene cuando nuestra mente se encuentra continuamente ocupada, no desconecta y sigue funcionando.

Vivimos en un mundo demasiado ocupado donde la ansiedad, las preocupaciones y las se acumulan durante el día. Por este motivo, por la noche, no podemos dormir. Cuanto más lo intentamos, más alejamos el sueño.

Debemos relajar nuestra mente activa con el fin de dejarnos llevar de manera sencilla. Cuando conectamos con el presente, no nos preocupamos por lo viene detrás. En ese momento es cuando llega el sueño, cuando la mente se tranquiliza.

Y si podemos desarrollar la prácticade intervenir durante el día, estaremos mejor preparados para conciliar el sueño por la noche.

Te enseñamos 5 ejercicios para dormir mejor con Mindfulness y nuestros cursos.

1-Tomar conciencia de tu rutina diaria

Empieza a prestar atención a las prácticas diarias que pueden estar impidiendo con tu sueño nocturno. Por ejemplo, no beber cafeína o alcohol demasiado cerca de la hora de acostarse, no comer alimentos picantes o con alto contenido de azúcar y hacer una dosis diaria de ejercicio, por lo menos, andar.

Todos estos son hábitos muy útiles que puedes implementar durante el día para asegurarte de no impedir con el proceso natural del sueño. A medida que avanzan los días, observa si notas un paralelismo directo entre estos hábitos y la calidad del sueño por la noche.

2-Originar un ritual nocturno

Intenta disfrutar cada noche y antes de acostarte, de algunas actividades serenas y enriquecedoras que te relajen y te ayuden a desconectar de los eventos del día.

Prueba cosas como tomar un baño caliente o practicar yoga ligero. Parte de tu rutina puede implicar apagar la tv, el ordenador o el teléfono móvil al menos una hora antes de acostarte.

Esto ayudará a crear una zona de ablandamiento que te aleja de tu jornada de trabajo y permite a tu ser activo convertirse en tu ser relajado.

Otras cosas que puedes probar son escuchar música y la meditación, mindfulness. La reprogramación del sueño no se arregla de la noche a la mañana, pero con una comprensión de lo que se necesita y un esfuerzo comprometido, podrás disfrutar de un verdadero sueño reparador.

3-Practicar la no reactividad

El problema no radica en el hecho de que no podamos conciliar el sueño, el problema es cómo reaccionamos al no poder quedarnos dormidos. Si no podemos dormir, pero no nos esforzamos contra ello, nos acostaríamos en la cama, perfectamente relajados y obtendríamos una cantidad significativa de descanso curativo incluso si no estuviéramos durmiendo.

Después, en nuestro estado relajado, nos quedaríamos dormidos de forma eventual. Pero gran parte de nosotros no mantenemos una sensación de tranquilidad. Reaccionamos al no poder conciliar el sueño.

Nos llenamos de ansiedad, pensamos en el día que nos espera y todo lo que tenemos que hacer, y cuanto más ansiosos nos ponemos, más nos distanciamos del sueño.

La clave para dormir es volverse menos reactivo al no poder hacerlo y no dejar que estar despierto nos moleste tanto. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

Cuanto más practiquemos la falta de reactividad en la vida rutinaria, más fácil será practicar de noche, cuando nuestras mentes están agotadas y somos mucho más reactivos de manera natural. Por eso es ideal meditar por la mañana si nos es posible, aunque solamente sean 10 minutos.

Lograr conciencia para el día a primera hora nos ayuda a mantener la atención plena para que podamos reaccionar con más calma al estrés durante el resto del día.

Cuanto más practicamos la no reactividad, más se arraiga ese estado mental y menos reactivos somos por la noche. Esa es la clave para conciliar el sueño, que eliminemos la presión y nos podamos relajar en el momento.

4-Eliminar la preocupación

Solemos reproducir sucesos emocionantes del día, otras veces revisamos nuestra lista de deberes o preocupándonos por el futuro. No nos damos cuenta de lo alertas que están nuestras mentes hasta que ponemos la cabeza sobre la almohada y nuestros pensamientos comienzan a girar descontrolados.

Aprender a liberar nuestros pensamientos y preocupaciones durante el día es una parte vital para obtener un sueño de calidad. Debemos abordar lo que está sucediendo en nuestra mente antes de irnos a la cama.

Durante el día, estamos tan ocupados que no nos damos cuenta de lo que sucede en nuestras mentes y cuerpos. Si lo fuéramos, nuestras preocupaciones no se acumularían de manera constante, y cuando nos acostáramos habría menos pensamientos abrumadores.

Tendemos a pensar que lo que sucede durante el día no afecta nuestro sueño, pero está directamente conectado. El estado de nuestra mente durante el día se desvanece en el estado de nuestra mente en la noche.

Sincronizar durante el día, ayuda a tomar conciencia de lo que está sucediendo dentro.

Si puedes reconocer durante el día tus emociones, sensaciones corporales y pensamientos y soltarlos, es menos probable que te arrastren por la noche. Una estrategia eficaz para abordar tus inquietudes es reservar un tiempo de preocupación, antes de acostarte. Encuentra un lugar cómodo para sentarte y escribe todas las inquietudes y preocupaciones que surgen en tu mente.

No sientas que tienes que arreglar o resolver todo inmediatamente. La finalidad es sacar de tu mente tus preocupaciones antes de irte a la cama para que no pasen por tu mente durante la noche.

5-Escaneo corporal

Solemos observar que, en la tranquilidad de nuestra propia casa, sin nuestras distracciones normales del día a día, nos enfrentamos a lo ocupada que está nuestra mente.

Si tenemos una mente ocupada, inevitablemente tendremos un cuerpo inquieto. Si somos capaces de verificar cómo nos sentimos durante el día, estamos en mejores condiciones para detener el estrés antes de que se intensifique. Y si podemos relajarnos durante las horas de vigilia, estaremos mucho más listos para descansar por la noche.

Los escaneos corporales nos permiten conectarnos con lo que sucede en nuestra mente y cuerpo, y nos ayudan a relajar la tensión.

Si estamos relajados, somos más capaces de liberarnos de la presión que nos imponemos para quedarnos dormidos, y ahí es cuando el sueño inevitablemente sucede. Puedes llevarlo contigo directamente a la cama. No dudes en dejarte llevar por el sueño cuando llegue.

El Mindfulness es una técnica utilizada y recomendada tanto por profesionales de la meditación como por psicólogos. El concepto fue introducido en occidente por el médico y biólogo Jon Kabat-Zinn, del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, cuando lo aplicó a un programa dirigido a reducir el estrés y la ansiedad.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta práctica milenaria.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/14/mindfulness-para-dormir-2/feed/ 0
¿Es eficiente el Mindfulness en los sanitarios? https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/08/mindfulness-en-los-sanitarios/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/08/mindfulness-en-los-sanitarios/#respond Tue, 08 Jun 2021 10:57:25 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9972 Burnout, Estrés y fatiga por compasión: Mindfulness en los sanitarios

En una encuesta actual realizada en el Reino Unido se informó de que, de los 817 médicos y especialistas que respondieron, el 81% podría retirarse antes de su jubilación, debido al estrés relacionado con su trabajo y los efectos sobre sus relaciones interpersonales, salud física y sueño.

Los profesionales de la salud son en concreto, muy vulnerables a la sobrecarga de estrés y el síndrome de burnout o síndrome del quemado profesional, que se caracteriza por las dimensiones de agotamiento emocional, despersonalización y falta de realización personal (Maslach y cols., 2001).

Está estimado que un 60% de los médicos reportan este síndrome de burnout en alguna etapa de su carrera (McCray y cols., 2008).

Otro fenómeno muy conocido en contextos de salud es la fatiga por compasión, experimentada por un 20-70% de los médicos y referida a un estado de agotamiento emocional y reducción de la empatía provocados por las demandas incesantes de cuidado del paciente (Fernando y cols., 2017).

La exposición al estrés inseparable a esta profesión conlleva un impacto negativo no solo en los sanitarios, sino también en los pacientes que son atendidos.

La evidencia de la que disponemos recoge algunas de las consecuencias negativas del estrés: niveles altos de depresión, agotamiento emocional y ansiedad en los profesionales, así como un mayor aislamiento psicosocial, reducción de la satisfacción laboral, relaciones personales alteradas, reducción de la autoestima, sentimientos de soledad e, incluso, suicidio (Shapiro y cols., 2005; 2007).

Asimismo, estos tratamientos pueden dañar su actividad profesional al producir: absentismo, disminución de la atención y la concentración, aumento en las tasas de errores médicos, problemas en la toma de decisiones, reducción de la capacidad para establecer relaciones sólidas con los pacientes y menor satisfacción.

También los estudiantes universitarios dedicados a la salud se enfrentan a niveles significativos de estrés durante sus años de ensayos (Butler y Constantine, 2005), originando consecuencias adversas inmediatas y a largo plazo sobre su salud mental y bienestar (O, Driscoll y cols., 2017).

Ante este planteamiento, se presenta la necesidad de proporcionar a los profesionales de la salud y a los practicantes con estrategias que permitan reducir sus niveles de estrés.

Así, el National Health Service (NHS) y el National Institute for Health and Care Excellence (NICE), recomiendan las operaciones basadas en el mindfulness para la prevención y la gestión del estrés (National Institute for Health and Care Excellence, 2009).

Eficiencia del mindfulness en los sanitarios para ayudar al bienestar

Los programas de mindfulness se enseñan cada vez más en entornos de atención sanitaria y programas de entrenamiento como una manera para reducir el estrés y promover el bienestar de los profesionales de la salud (Irving y cols., 2009).

Diversos trabajos se han focalizado en la eficacia de estas operaciones en los sanitarios en activo. Burton y su equipo, 2017, llevaron a cabo una revisión sistemática y un metanálisis compuesto por nueve estudios en los que participaban médicos de atención primaria, profesionales de la salud mental, enfermeros, y otros profesionales del cuidado de la salud, y finalizaron que las operaciones basadas en el mindfulness tienen el potencial de rebajar el estrés entre los profesionales del cuidado de la salud.

Estos resultados han apoyado la investigación liderada por Khoury, que afirmaba que el programa MBSR es moderadamente efectivo para ayudar a reducir el estrés de este colectivo de profesionales.

Por otro lado, se han realizado estudios sobre diversos programas de manejo del estrés en el proceso de capacitación médica. La revisión de Shapiro y su equipo, 2005, encontró resultados positivos en aquellos estudiantes internos o residentes de medicina que habían participado en estos programas.

En la misma vía, Shiralkar y su equipo, 2013, encontraron apoyo a la eficiencia de distintas aproximaciones fundamentadas en el manejo del estrés en esta población. Pero, en concreto, es la aproximación a la enseñanza de la atención plena la que está ganando impulso. Dobkin y Hutchinson, 2013, realizaron una búsqueda bibliográfica que reveló que catorce escuelas de medicina enseñan mindfulness a sus estudiantes.

La primera universidad que incorporó un programa de reducir el estrés basado en el mindfulness integrado en el plan de estudios, fue la Universidad de Massachusetts, en 1985, y dos escuelas más han destacado por su integración en su curriculum.

También McConville y su equipo, 2017, han revisado 19 estudios realizados con estudiantes de medicina, enfermería, trabajo social y otros estudiantes de la salud que apoyaban la eficiencia del entrenamiento del mindfulness en la reducción de la ansiedad, el estrés y la depresión, y en el aumento de los estados emocionales positivos, la atención plena, la autoeficacia y la empatía.

Aparte de esto, se encuentran que los cambios en el estrés y la ansiedad se mantienen en el seguimiento. Por todo esto, se anima a la incorporación de la práctica del mindfulness en las facultades y en el entorno médico.

Eficiencia del mindfulness para ayudar al bienestar de los pacientes

Actualmente, existen pocos ensayos sobre la efectividad de las operaciones basadas en el mindfulness para mejorar las interacciones entre médicos y pacientes, y no se han podido medir de una forma clara los efectos de la atención plena y la autocompasión sobre el cuidado del paciente (Raab, 2014; Amutio-Kareaga y cols., 2017).

En cambio, algunos ensayos destacan el potencial de las operaciones basados en el mindfulness, y así facilitar una práctica más centrada en el paciente y una aproximación psicosocial al cuidado (Beach y cols., 2013), incluyendo un aumento de la capacidad para estar presente, abierto y sensible a las necesidades de los pacientes (Gockel, 2010).

Conclusiones del mindfulness en los sanitarios

Ante la necesidad creciente de encontrar estrategias eficaces de reducción de estrés en la población de profesionales de la salud, se plantea la necesidad de incorporar programas de mindfulness en los entornos médicos y en las facultades que se ocupan de la enseñanza a futuros sanitarios

Y es que la atención plena tiene el potencial de prevenir el burnout y la fatiga por compasión, permitiendo a los profesionales de la salud ser más conscientes de sí mismos, participar en actividades de autocuidado y administrar su estrés de manera más propia y adecuada.

Para terminar, y en lo relativo a la implementación y valoración de la eficiencia del mindfulness en las facultades, se plantean preguntas de que la evidencia disponible empieza a apoyar el uso de la enseñanza del mindfulness en estos contextos, quedan por resolver varias preguntas, y según las indicaciones ofrecidas, resulta fundamental realizar nuevos estudios para avanzar en este campo.

En Centro Mindfulness Madrid te enseñamos todo sobre esta técnica, puedes ver nuestros cursos de Mindfulness en Madrid.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/08/mindfulness-en-los-sanitarios/feed/ 0
¿Qué relación existe con el Mindfulness y la felicidad? https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/04/mindfulness-y-la-felicidad/ https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/04/mindfulness-y-la-felicidad/#respond Fri, 04 Jun 2021 17:37:03 +0000 https://centromindfulnessmadrid.com/?p=9951 Introducción de la relación entre el Mindfulness y la felicidad

La felicidad ha sido siempre tema de estudio desde la antigüedad. Diversos escritores han operativizado el concepto de la felicidad de diferentes maneras como satisfacción con la vida, o bienestar subjetivo.

Lyubormirski (2008), define la felicidad como la experiencia de bienestar, alegría y satisfacción, combinada con la idea de que nuestra vida tiene sentido, que merece la pena.

Esta definición contiene las dos formas en que los escritores coinciden en contextualizar la idea de felicidad actualmente: felicidad hedonista y eudaimónica (Waterman, 1993).

Por una parte, el enfoque hedonista consiste en la satisfacción vital, el hallazgo de placeres inmediatos y de emociones positivas; mientras que la felicidad eudaimónica se centra en el funcionamiento psicológico inmejorable que depende de que la persona se sienta realizada, e incluye la búsqueda de el sentido de la vida, el desarrollo personal y la sensación de autonomía (Hervás y Vázquez, 2013; Ryan y Deci, 2001).

Cada persona posterga en sus niveles de felicidad hedónica y eudaimónica; Fredrickson (2013), equiparó individuos con ambos tipos de felicidad, e independientemente de cuán predominara no encontró diferencias en sus niveles de felicidad.

Pero sí encontró diferencias en los marcadores biológicos de inflamación, ya que estos parámetros podrían indicar que la felicidad eudaimónica se relaciona con una buena salud física.

Instrumentos de medida de Mindfulness y la felicidad

  • La Escala de Satisfacción con la Vida, de Diener y su grupo (1985): la finalidad de esta escala es evaluar los aspectos cognitivos del bienestar. Se compone de cinco ítems de tipo Likert. Es una escala de un solo factor que ha mostrado una alta consistencia y se utiliza en numerosos estudios.
  • Escala de Felicidad Subjetiva, de Lyubomirsky y Lepper (1999). De cuatro ítems, tipo Likert, se evalúa la felicidad subjetiva global a través de la autoevaluación de la persona y la comparación con los otros.
  • Escala de Plenitud, de Diener y su equipo (2009), tiene ocho ítems de escala Likert. Es una escala breve que evalúa la percepción subjetiva de florecimiento.
  • Warwick-Edinburgh Mental Well-Being Scale, es una escala de Tennant y su equipo (2007), tiene catorce ítems de bienestar subjetivo y funcionamiento psicológico, abordando aspectos positivos de la salud mental.
  • Índice de Felicidad de Pemberton, de Hervás y Vázquez (2013), es un índice integrado de bienestar. Esta escala tiene veintiún ítems, once de ellos relacionados con el bienestar recordado (subjetivo), y los diez restantes con el bienestar experimentado (eventos positivos y negativos).

Mindfulness y la felicidad

El mindfulness modifica el funcionamiento de nuestra mente, nos aleja del sufrimiento y nos acerca a la felicidad (Alvear, 2014). El sufrimiento tiene su principio en nuestra mente, no podemos variar los sucesos que tienen lugar en nuestras vidas, pero sí podemos cambiar la forma en que nos relacionamos con lo que nos ocurre.

El mindfulness nos permite notar la calidad y el ciclo de nuestros pensamientos desde la distancia. Nuestros pensamientos solo se mantienen cuando ponemos en ellos nuestra atención y nos quedamos fijos.

Asimismo, nos ayuda a alejar estos pensamientos de la realidad y verlos como realmente son, meras interpretaciones.

En el mindfulness la vida grata y placentera queda en un segundo plano, la felicidad surge de la comprensión de las fuentes del sufrimiento, entiende el bienestar como un sentido profundo de serenidad y plenitud que prevalece a los estados emocionales (Cebolla y cols., 2017).

El hecho de que exista el sufrimiento no excluye el potencial de humanidad, de funcionalidad y adaptación del ser humano que nos empuja a tratarnos bien a nosotros mismos y a tener la sensación de que sí merece la pena vivir la vida (Alvear, 2015).

Diversos ensayos (Baer y cols., 2012), han verificado que las puntuaciones en el mindfulness y la autocompasión mediaron en la relación entre la experiencia de meditación y el bienestar psicológico, en cambio, no tuvieron en cuenta la asiduidad de la técnica y usaron una muestra solo de meditadores.

En un ensayo más reciente, Campos y su equipo (2016), exploraron la relación existente entre la meditación y la felicidad y cuáles de las facetas del mindfulness y de la autocompasión son mejores predictores de la felicidad.

El modelo estaba compuesto por un total de 365 alumnos, meditadores y no meditadores. Los resultados confirmaron que observación, consciencia, humanidad y autocomplacencia, compartida fueron predictores significativos de felicidad.

Estos descubrimientos, en la línea de otros autores, proporcionan evidencia científica sobre la relación entre el mindulness y la felicidad, y cómo la autocompasión y la atención plena pueden influir y beneficiar en el bienestar psicológico.

Felicidad y sabiduría

Hay diversas definiciones de sabiduría. La idea de la sabiduría es muy antigua, pero está siendo estudiada ampliamente en nuestros días, tanto su evidencia científica como su relación con la felicidad y el envejecimiento saludable.

En ensayos como el de Etezadi y Pushkar (2013), la sabiduría se ha relacionado con la felicidad.

Estos escritores examinan también cómo ciertos factores de sabiduría pueden ser predictores del bienestar y de un envejecimiento saludable, en cambio, otros encuentran además que el valor de apertura es un factor relevante para la satisfacción de la vida. Diversos autores consideran que la sabiduría actuaría como simple inteligencia emocional, como Zacher, 2013.

En Centro Mindfulness Madrid, te enseñamos el funcionamiento de esta técnica milenaria.

]]>
https://centromindfulnessmadrid.com/2021/06/04/mindfulness-y-la-felicidad/feed/ 0