Mindfulness en empresas:
La mejor forma de poner las variables a favor de tu negocio

De cara a un presente que cada día resulta más dinámico y exigente, muchos empleados experimentas topes de presión extrema. Dando origen al principal flagelo de nuestra sociedad actual; el estrés. Consagrándose como la principal causa de apatía y bajas en el desempeño en la actualidad. Aceptando esa realidad, la implementación de mindfulness en empresas ha resultado ser una herramienta práctica y trascendental. Tomando como premisa develar nuestra capacidad para enfocarnos de manera plena en el presente deslastrándonos de todo prejuicio.

Ante la opinión de algunos, enfocarse no requiere más que voluntad y determinación. Esta teoría parece acertada cuando se trata de productividad ciega y prefabricada, lo que lo convierte en una labor mecánica. De tal manera que subyuga al individuo, condenándolo al tedio y la monotonía. La aplicación de mindfulness en el área laboral aporta un plus en cuanto al enfoque, poniendo nuevas herramientas a tu disposición. Dando de esta forma paso a una perspectiva más clara y consciente del entorno. Además de promover la creatividad e iniciativa determinantes para hacer del trabajo una actividad realizadora.

Generalmente nuestras mentes parlanchinas e inquietas se desenfocan contemplando parajes innecesariamente visitados. Yendo entre en pasado y el futuro, entre reproches e idealizaciones, se pierde el verdadero sustrato de la experiencia. Lo que llamamos el aquí y el ahora.

La práctica de Mindfulness en un nivel sistemático supone el recorrido de una senda de superación. Dando chance a la contemplación del presente de forma activa, sin apegarse o rechazando el momento actual. Esto se traduce en un entrenamiento mental para transformar nuestro pensamiento en una herramienta útil y optimizada.

¿Qué frutos esperar tras la implementación de mindfulness en empresas y organizaciones?  

El entorno laboral puede ser transformado por completo gracias a la práctica de mindfulness en el trabajo.

Generar un entorno más armónico y equilibrado solo es posible mediante el reconocimiento de las situaciones que comprometen esa estabilidad. Las prácticas meditativas ofrecen la oportunidad de hacer un diagnóstico introspectivo, para atender las aristas de nuestros conflictos internos. Ofreciendo así las armas necesarias para fortalecer la toma de decisiones y enfrentarse a los cambios; afinando los sentidos y los reflejos de la mente.

Puntualmente existen notables características que se derivan de la aplicación de Mindfulness en el ámbito laboral. Permitiendo así un enfoque mejor direccionado y mayor concentrado para las personas que han confiado en la atención plena.

La aplicación de mindfulness en empresas actúa como una herramienta en el manejo del estrés en búsqueda de su total reducción. Una vez removida esa sensación de ansiedad, es posible afinar la atención y optimizar nuestra capacidad de concentración. Además de estabilizar nuestra postura a la hora de enfrentar situaciones complejas o de alta tensión sin perder el control.

El proceso que deriva de la contemplación del presente de forma consciente y conectada estalla en una ola creativa clara. Esta optimización de las capacidades aumenta a priori la efectividad. Fomentando una mayor fluidez en las relaciones interpersonales del entorno laboral, un ambiente equilibrado y mayor rendimiento. Elementos claves en la persecución del crecimiento empresarial y lo que nos es menos importante, la realización profesional de los trabajadores.

Puedes ver nuestro programa de formación de Mindfulness en empresas

 

Si te ha gustado este post compártelo: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone